Podología

¿Qué tiene que ver el tabaco con los callos de los pies?

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas y uno de los hábitos más nocivos que existen para nuestra salud

10.12.2015 | 16:35
Los helomas nicotínicos son conocidos popularmente como callos.

El consumo de tabaco es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas, reconocido como uno de los productos más altamente nocivos para la salud de las personas, puede además provocar la aparición de callos en las plantas de los pies, según ha alertado el Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana.

Fumar provoca un endurecimiento de las arterias, lo que hace que disminuya el flujo sanguíneo, que la sangre sea más espesa y, por tanto, que se reduzca la llegada de oxígeno a los tejidos. Como consecuencia de esta mala circulación, es común que el pie tenga dificultad para eliminar infecciones, que éstas tarden más en curarse y su piel esté más deshidratada, lo que lo convierte en un factor de riesgo para la aparición de callos o helomas en las plantas de los pies.

"Una de las funciones de las glándulas sudoríparas es eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, entre ellas, la nicotina en el caso de los fumadores. Por otro lado, la sangre lleva con fuerza a los pies por el torrente arterial, pero el retorno venoso es más lento y dificultoso, especialmente en el caso de personas que fuman, que tienen poca movilidad o padecen sobrepeso", señalan.

En consecuencia, la sangre con toxinas permanece más tiempo afectando a las glándulas sudoríparas lo que puede provocar irritación y bloquear los capilares, nervios y tejidos. Junto a esto, el callo actúa como un tapón que impide la salida normal de la nicotina y otras toxinas, que acaban acumulándose en él produciendo dolor, líquido seroso e inflamación.

Estos callos, que son conocidos como helomas nicotínicos, suele aparecer en la planta del pie. Para aliviar el dolor y aplicar un tratamiento adecuado, recomiendan acudir al podólogo. El tratamiento consiste en realizar una quiropodia - tratamiento podológico que elimina las de callosidades - y usar plantillas adaptadas que eliminen la presión sobre la zona del callo.

Además, advierten desde el Colegio de Podólogos, es posible eliminar la lesión si se deja de fumar y se practica deporte habitualmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine