Trastornos neurológicos

Tics, cuando lo inconsciente toma forma

Mover involuntariamente los ojos o rascarse de forma compulsiva pueden convertirse en un auténtico problema

23.04.2014 | 21:49
El tic puede ir asociado a situaciones de ansiedad o estrés.

En algunas personas los tics parecen formar parte de su personalidad y no plantean ninguna interferencia en lo cotidiano. Sin embargo, estos movimientos físicos o interferencias lingüísticas involuntarias pueden en otros casos convertirse en un auténtico lastre para la calidad de vida de quienes los sufren.

Según explica Carmen Ferrer, psicóloga clínica y vicepresidenta de la sección clínica del Colegio de Psicólogos de Cataluña, estos tics tienen en gran medida un significado y una causa inconsciente, se derivan de la relación con una persona con la que existe un importante vínculo de afecto y suelen ser fruto de un funcionamiento o comportamiento rechazado que requiere satisfacción.

Entre un 1% y un 6% de los niños puede desarrollar un tic aunque en muchos casos es transitorio y no necesita de tratamiento específico. Los tics musculares se dan en gran medida en la infancia de forma benigna y pasajera y sólo su cronificación y la existencia de serias dificultades en el desarrollo normal del menor aconsejan acudir a consulta.

En muchos casos, los afectados por un tic nervioso, ya sean menores o adultos, acuden al especialista debido a otros aspectos de su salud mental como ansiedad, depresión o trastornos del aprendizaje. En los adultos, el tic puede ir asociado a situaciones de ansiedad o estrés pero también a traumas por ejemplo acaecidos durante la infancia.

La especialista señala que no hay que confundir estos tics con aquellos que tienen una base física y que son síntomas de trastornos neurológicos, un grupo de pacientes que además es mucho más reducido y que suelen seguir un tratamiento farmacológico derivado de la enfermedad.

Así, Ferrer relata que sus pacientes llegan desde muy distintos ámbitos como el escolar, las recomendaciones de amigos u otros profesionales de la salud. La especialista subraya que cada paciente debe pasar por un análisis exhaustivo y un proceso terapéutico personal, por lo que la mejoría también depende de cada situación.

Entre los tipos de tics más comunes, Ferrer apunta los movimientos involuntarios de ojos, cabeza u hombros, la ecolalia (repetir lo que dice el otro), coprolalia (decir palabras soeces o asociadas a la escatología de forma impulsiva), rascarse de forma compulsiva o el carraspeo repetitivo.

Consideraciones básicas

Ferrer, seguidora de la corriente psicoanalista, señala algunas de las consideraciones previas que se plantean ante la presencia de estos tics nerviosos en adultos y menores:

- No hay que culpabilizar al niño y sobre todo no prohibirle realizar el tic puesto que es algo que no pueden controlar y la represión más que ayudarle puede agravar la situación.

- Es conveniente tranquilizar al menor y explicarle que es algo benigno, transitorio y con solución. Además, hay que darle mucho apoyo para que pueda superar las posibles burlas de otros niños en el colegio. Cuando en el niño se acompañan de ansiedad, estrés o una disminución del rendimiento escolar es necesario acudir cuanto antes al especialista.

- Conversar con el niño y preguntarle qué está sucediendo, en ocasiones los niños disponen de una teoría que explica el tic y que puede ser la clave para erradicarlo. Además, hay que prestar atención al momento en el que comenzó y examinar las situaciones en las que se repite, algo que también es muy útil en los adultos.

- En el caso de que se trate de un adulto, hay que tener en cuenta cómo vive la existencia del tic, si socialmente le afecta o si no se le da importancia. Cuando interfiere con la calidad de vida del día a día es básico buscar ayuda en un profesional clínico.

- En cuanto a los fármacos, aunque pueden mejorar el desarrollo del tic no lo curan y además poseen efectos secundarios, lo que obliga a valorar la conveniencia o no de su uso. Antes de emplear medicamentos hay que considerar que en ocasiones los tics desaparecen de forma espontánea o mediante un tratamiento con psicoterapia.

- Situaciones de rabia, miedo o rechazo pueden dar lugar a estos tics en niños en los que existen carencias en el entorno familiar. En los adultos también pueden estar desencadenados por otros conflictos afectivos en las relaciones amorosas o por una sensación de angustia o ansiedad no consciente y que se traduce en el tic físico.

- El tic en realidad no es una llamada de atención dirigida a los otros, señala Ferrer, sino más bien un comportamiento propio involuntario cuyo único destinatario es uno mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud

En verano aumenta la posibilidad de contraer una otitis.
Consejos para prevenir la otitis del nadador

Consejos para prevenir la otitis del nadador

Las personas que padecen dermatitis o que generan tapones de cera suelen sufrir este dolor de oídos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Todo lo que debes saber sobre la caducidad de los alimentos

Se fija hasta que un alimento se puede consumir de forma segura, siempre que se sigan las...

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Los riesgos de practicar sexo bajo el agua

Las relaciones sexuales en el agua tienen su erótica pero pueden provocar irritaciones y sequedad

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

¿Cómo actuar ante una quemadura solar?

Hidratar mucho, no tirar de la piel y usar ropa suave son algunas de las pautas que te ayudarán

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Cinco consejos para evitar marearte en el coche

Mantener una postura erguida o no fijar la vista en un punto son varias de las recomendaciones

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

¿Qué medidas tomar ante un corte de digestión?

Un choque térmico en el agua puede producir desmayos o un paro cardiaco

Enlaces recomendados: Premios Cine