Estilismo

Siete normas para usar leggins con estilo

Llegaron en los años 50 y hoy en día se han convertido en una pieza cómoda e indispensable en cualquier armario

19.02.2016 | 10:31
Siete normas para usar leggins con estilo

Los leggins llegaron en los años 50 y se han ido adaptando a las modas, para vivir ahora uno de sus máximos momentos de esplendor. Además de ser una prenda cómoda es muy versátil y se puede combinar con una gran variedad de accesorios, confeccionando looks bien distintos.

Existen muchos tipos de leggins. En el 2015 arrasaron los de piel o cuero, que aún se siguen encontrando en las tiendas. Lo malo de esta prenda es que es poco amable con caderas anchas, ya que la falta de bolsillos amplía visualmente el trasero.

De cara a la primavera, los leggins estampados se convierten en una opción cómoda y muy a la moda, a la que se apuntan famosas como Alessandra Ambrosio o Gisele Bundchen. Eso sí, evita estropear el look casual con tacones; mejor zapatos planos o deportivas.

¿Cómo crear diferentes looks con leggins?

Los complementos son la clave. Si combinas una prenda de lana con leggins lograrás una imagen confortable. Si utilizas un jersey de lana con zapatos de tacón y leggins de piel transmitirás una imagen sofisticada, para cualquier cita importante. Además, este año, se llevan las superposiciones, de manera que puedes elegir una falda con aberturas para enseñar tus leggins.

No obstante, es importante no cometer algunos errores a la hora de lucirlos, como los que apuntamos a continuación.

Las medias no son leggins


FOTO: Getty Images

Aunque existen medias más tupidas éstas no pueden sustituir a los leggins. El problema viene porque el tejido se ensancha en la zona del trasero, haciéndose más transparente y dejando entrever la ropa interior.

Sólo deben usarse con blusones o blazers largos


FOTO: Getty Images

No hace falta que enseñes tu trasero. Camisetas largas sí, crop-tops definitivamente no.

Usa ropa interior del mismo color que tus leggins

Evita que se transparente tu ropa interior a través de los leggins, eligiendo braguitas o tangas de la misma tonalidad. Por otra parte, tampoco es elegante que se marquen las costuras de tu ropa interior, creando bultos innecesarios.

No uses leggins del mismo color de tu piel

Los leggins claros pueden crear un efecto óptico de lo menos apropiado, ya que desde lejos puede parecer que no llevas nada de ropa, que has salido a la calle sin pantalones. Elige colores vivos u oscuros, pero nunca un tono que se parezca al de tu piel.

No uses leggins claros si tienes mucha celulitis


FOTO: Getty Images

Los leggins pueden ser muy cómodos aunque también pueden potenciar algunos defectos, como por ejemplo la celulitis. Si tienes bastante piel de naranja no utilices leggins claros (blanco o color crema) porque se podrá percibir a través del fino tejido.

Cuidado con los estampados


FOTO: Getty Images

Lucir prints o estampados puede resultar glorioso, pero también desafortunado. Existen miles de posibilidades, el aztec print, animal, galaxy print, metálicos... Si tus leggings llevan algún estampado, la parte de arriba de tu estilismo debe ser lisa.

No uses los leggins en el gimnasio


FOTO: Getty Images

Unos leggings cualquiera no tienen la tecnología que posee la tela de la ropa deportiva. Sí, son cómodos, pero los convencionales no están hechos para hacer ejercicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

FARO IMPULSA

El evento se celebrará el próximo 14 de diciembre y contará con ponencias de mujeres líderes en el entorno digital y tecnológico.
¡Inscríbete!


Enlaces recomendados: Premios Cine