Innovación en la moda

Geox, zapatos de laboratorio

Moda y tecnología son los dos términos que guían en la actualidad los pasos la firma italiana de calzado

21.05.2013 | 14:15
Prototipos de Geox.
Prototipos de Geox.

Lo habitual cuando se entra en la sede de una empresa de calzado es ver departamentos de diseño, mesas de patronaje y corte, máquinas de coser, almacenes de pieles... En Geox, además, tienen un laboratorio. En él, quince ingenieros y otros especialistas, vestidos con batas blancas, conviven con máquinas y aparatos que les ayudan en sus investigaciones.

Con el Walkmeter comprueban la resistencia de un zapato, ya que reproduce los movimientos de un hombre de 110 kilos de peso al caminar a lo largo de unos 200 kilómetros sobre una superficie pedregosa, y la impermeabilidad, pues sobre las piedras hay una capa de agua. Unos sensores metálicos en el interior del zapato detienen las pruebas si detectan humedad.

En otra de las estancias se hacen los test de transpiración. Sometida a unas condiciones de temperatura y humedad constantes, tiene que estar herméticamente cerrada y sólo se puede acceder a ella con la correspondiente tarjeta de identificación.

Un pie artificial se calienta a distintas temperaturas en cada zona, tal y como ocurre normalmente con el humano (por ejemplo, la de los dedos es más alta que la del talón). Se hace entrar en el interior del zapato agua que se convierte en vapor y es absorbida por sus materiales. Pesando el zapato antes y después del proceso se conoce la capacidad de transpiración de la pieza.

El Bennewart dobla 30.000 veces una suela a la que se practican cortes (mayores que los agujeros que tienen habitualmente las suelas de los zapatos de Geox) que no deberán abrirse más de 2 mm al finalizar el proceso.

En definitiva, investigan, desarrollan, comprueban y acaban patentando las innovaciones tecnológicas que han dado fama mundial a la marca.

Conservan en lugar destacado a la entrada al laboratorio en la sede central de Geox en Montebelluna (Italia) unas deportivas usadas y con una vieja navaja suiza apuntando al exterior de una suela agujereada en el centro. Se sorprenderá quien no conozca la historia de la casa al ver semejante objeto, bien protegido e iluminado, en una vitrina. Con esas viejas zapatillas se encontraba Mario Moretti Polegato a principios de los 90 haciendo deporte en Nevada (Estados Unidos) durante un viaje de negocios cuando se le ocurrió practicar un agujero en la suela con una navaja para hacer más soportable el calor que sentía en los pies.

La solución dio resultado e inspiró al propietario y alma de la firma a desarrollar un calzado deportivo con agujeros para refrescar el pie. Polegato dejó en manos de su hermano Giancarlo el negocio familiar de vinos en el que trabajaba hasta el momento y se centró en una pequeña empresa de calzado de la que también eran propietarios para reconvertirla en una industria donde elaborar calzado partiendo de la idea de mejorar la confortabilidad.

Para hacer el "zapato que respira" (un acertado y muy literal eslogan publicitario que ha dado la vuelta al mundo), recurrieron a una membrana ya existente en el mercado cuyos poros tienen un diámetro 700 veces mayor que el de la molécula de vapor y 20.000 más pequeño que la de agua en su estado líquido. Así, aunque la suela esté agujereada, la membrana impide la penetración del agua al tiempo que facilita la salida del sudor, lo que convierte el calzado en transpirable e impermeable.

A partir de ese principio se ha ido desarrollando una amplia gama de artículos - ahora también incluye prendas de vestir - que representan todo un estilo de vida. Aunque, como explica Mario Moretti Polegato, no quieren quedarse ahí. "Somos la única marca que ofrece tecnología y moda en un mismo producto, sobre todo para acercarnos al mercado femenino, que ahora alcanza un 65% de nuestros clientes", razona. Para ello van ampliando el equipo de diseño y colaborando con creadores reconocidos, como Patrick Cox, que les hace cada temporada una colección cápsula (una serie limitada de modelos).

Enlaces recomendados: Premios Cine