Camela, en el Sonorama

"Hemos vendido más discos en gasolineras que otros en grandes almacenes", afirma Dionisio Martín

13.08.2017 | 02:51
Ángeles Muñoz y Dionisio Martín, Camela.

Veinticuatro años de carrera y siete millones de discos vendidos, muchos de ellos en gasolineras y mercadillos. La "tecnorrumba" de Camela ha traspasado fronteras y derribado estereotipos. Pero le quedaba uno: actuar en un festival, y lo harán hoy en el Sonorama de Aranda de Duero (Burgos).

La mitad de Camela, Dionisio Martín, se muestra muy ilusionado por este concierto que ha originado mucha expectación por el carácter trasgresor que el propio coordinador del festival, Javier Ajenjo, reconoce al apostar por Camela en un festival así, al igual que ha ocurrido en anteriores ediciones con Raphael o El Dúo Dinámico e incluso el próximo año con el concierto ya confirmado de Julio Iglesias.

En una entrevista con Efe, Dioni recuerda los inicios de la banda, que comenzó como un trío en 1994 y continúa en activo como dúo -junto a Ángeles Muñoz- tras el abandono en 2013 de Miguel Ángel Cabrera.

Asegura sentirse muy orgulloso de haber vendido gran parte de su trabajo discográfico -empezando por sus humildes maquetas- en gasolineras y mercadillos, "como muchos otros", apunta, y sostiene que es algo que lleva "por bandera". Todo se explica porque en los comienzos Camela se encontraba bajo el paraguas de una pequeña casa de discos, Producciones AR, dirigida por Alfonso del Corral que fue el primero que apostó por ellos tras escuchar esas demos.

"Algunos medios decían con retintín que vendíamos en gasolineras, pero otros artistas han vendido mucho menos que nosotros estando en los grandes almacenes", declara Dioni, quien, sin embargo, no duda en añadir que, a pesar de esto, no tienen "ningún resquemor" a nadie, "de corazón".

Con esta pequeña compañía editaron su primer disco, "Lágrimas de amor", del que vendieron un millón de discos."Al principio no sabíamos lo que habíamos hecho porque éramos unos ignorantes en este mundo", declara Dioni, quien todavía recuerda cuando trabajaba haciendo portes con una pequeña furgoneta o cómo Ángeles se ganaba la vida en un taller de encuadernación.

Tras el primer disco, llegaron otros seis con esa pequeña compañía y la demanda era tal que los grandes almacenes empezaron a vender sus álbumes. Y de ahí, al mundo de las grandes discográficas de la mano de EMI y, posteriormente, de Warner Music. Pero la clave, sigue siendo la misma, según sostiene Dioni: "el pueblo es soberano, es el que dictamina lo que quiere y lo que no. La masa es la que manda".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine