Kylo Ren cambia la espada por la poesía

Cannes acoge el estreno de "Paterson", una biografía del escritor William Carlos Williams con la que el actor Adam Driver huye de la fama de "Star Wars"

17.05.2016 | 01:46

Tras la explosión de popularidad generada por ser el nuevo malo de la saga "Star Wars", Adam Driver cambia completamente de estilo con un personaje tan cotidiano como poético en "Paterson", de Jim Jarmusch, con el que sorprendió en la competición oficial de Cannes.

Una película especial, obra maestra para algunos, simplemente aburrida para otros, con la que Jarmusch realiza un particular homenaje a la poesía a través de la figura del poeta y médico William Carlos Williams, originario de Paterson (Nueva Jersey), que tituló como su ciudad natal una de sus principales obras, nombre además del protagonista y título del filme.

Jarmusch encontró en Driver el actor perfecto para el papel porque no es analítico, "es reactivo y muy intuitivo, no analiza mucho las cosas", lo que era perfecto para un personaje que se deja llevar, lo que no le impide disfrutar de lo que pasa a su alrededor.

Frente al trabajo "mucho más externo" que tuvo que hacer en "Star Wars", Driver tuvo que mirar más hacia su interior para "Paterson", y simplemente seguir un "guión tan bueno y los personajes tan claros que la dificultad estaba en no salirse de él".

"No hay que explicar todo, el público debe descubrir las cosas", explicó Driver sobre una película que muestra siete días en la vida de Paterson, un tranquilo conductor de autobús y poeta de lo cotidiano -es capaz de escribir sobre las cerillas-, y su novia Laura, una estrafalaria artista obsesionada por el blanco y el negro.

"Una vida muy estructurada que le permitía evadirse por momentos en la poesía y escuchar todo lo que pasa a su alrededor", apuntó Driver, que precisó que su acción principal fue "escuchar a los otros y desplazarme en el medioambiente que vivía".

Por su parte, Jeff Nichols presentó en la competición de Cannes "Loving", una película contundente y clásica que pretende, desde el silencio, generar un debate en los espectadores sobre la discriminación, ya sea racial, sexual o de género.

"Espero que ésta sea la película discreta del año y que haga pensar a la gente sobre la dureza de estos problemas y sobre cómo las decisiones de unas personas afectan a otras", concluyó Nichols.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine