Raquel Sánchez Silva: "Si tuviese una hija de 20 años le diría que si quiere ser madre en el futuro que congele un óvulo"

"Creemos que podemos ser madres casi cuando queramos y eso es una gran mentira"

15.11.2015 | 04:55
La periodista Raquel Sánchez Silva.

Raquel Sánchez Silva acaba de ser madre y también acaba de parir su segundo libro, "Tengo los óvulos contados", donde la periodista y presentadora analiza los problemas a los que se enfrentan las mujeres cuando deciden ser madres y no pueden.

-Y un día el ginecólogo le dijo que le quedaban los óvulos contados, ¿qué sintió?

-Yo iba pensando que, como la mayoría de las mujeres, te ves tan bien por fuera que crees que puedes ser madre en cualquier momento. Pero resulta que por dentro tienes la edad que tienes. El médico me dio la explicación y me dijo que todas las mujeres tenemos un número de óvulos y que se van perdiendo cada mes, así que aunque él fue mucho más dulce sí me lo dijo. Yo iba con la idea preconcebida y basándome en las experiencias de otras personas de que hoy puedes ser madre cuando quieras o hasta que los límites legales te lo permitan. Pero no. Ni siempre se consigue, ni es tan fácil.

-No ha querido contar su caso en el libro, ¿por qué?

-Aunque parezca una contradicción y yo no tengo problema en decir que mis hijos han nacido gracias a un proceso de reproducción asistida, cada mujer es un mundo y creo que es contraproducente. Si yo te cuento mi caso en un momento concreto, tú lo vas a apuntar y tendemos a irnos a lo personal. Aquí el que tiene que hablar es el médico.

-¿Hay mucho dolor detrás de frases como "se te ha pasado el arroz", "yo me quedé a la primera"?

-A mí me parece muy injusto que una mujer tenga que escuchar esto. Primero, son comentarios de una mala educación tremenda, porque ya me dirás tú por qué tengo yo que contarle a nadie si estoy pensando o intentando ser madre. Además, la gente que hace este tipo de comentarios se escuda en que en realidad se están preocupando por ti y es mentira. La gente no es consciente de la presión social y del dolor que producen ciertos comentarios o la exhibición de la maternidad.

-¿Sigue instaurado en esta sociedad que una mujer es más mujer por ser madre?

-Es un tema tan personal, pero claro que no es más mujer quien ha sido madre. Pero ahora que lo soy, me doy cuenta de que cuando eres mamá hay ciertos círculos sociales en los que entras y todo son comentarios del tipo "qué valiente" y "mira además le da el pecho". Pero si una mujer decide no ser madre entonces nadie dice nada. A mí todas las decisiones me parecen acertadas, pero lo que no haré jamás es apología de la maternidad, porque sé lo que es estar al otro lado y que haya alguien mandándote esos mensajes.

-¿Por qué este libro?

-Porque creo que falta información. Porque hay que saber a qué nos enfrentamos cuando queremos ser madres y hay que programar las cosas con tiempo. Porque yo, al igual que muchas mujeres, he decidido disfrutar y aprovechar mi vida profesional y volvería a hacerlo, pero quizá lo que no sabía es que si quería tener hijos debería haber congelado un óvulo con 20 años, que es nuestra edad más fértil. Desde luego, si tuviera una hija de 20 años le diría que si quiere ser madre en un futuro que vaya y se congele un óvulo.

-Si usted no hubiera podido ser madre, ¿sería menos feliz?

-Te voy a decir una cosa, a través del libro he conocido a personas que han tenido un hijo, pero recuerdo especialmente a una pareja que aunque no tenía ningún problema médico no lograba "embarazarse". Pasaron muchos años y no había forma de que llegase ese hijo, así que un día se miraron y se preguntaron: "¿Qué hacemos, nos separamos y tenemos hijos con otros ya que juntos no podemos?". De pronto se dieron cuenta de que se adoraban y que querían estar juntos, con hijo o sin él, y pasaron el mejor año de su matrimonio, y formaron entre los dos una familia maravillosa. Hay veces que hay que ser capaz de llorar y quedarse con esa tranquilidad para construir otra realidad. Finalmente llegó el niño.

-¿Qué grandes mitos hay instaurados en nuestra sociedad y que son falsos a la hora de quedarse embarazada?

-Muchísimos, pero el que más me llama la atención es que creemos que podemos ser madres casi cuando queramos y eso es una gran mentira. Este libro es un canto a la búsqueda de información, a darnos cuenta de que la esperanza no es tan redonda y aunque la ciencia nos ofrece muchas posibilidades hay que hacer las cosas bien y a su tiempo, y no siempre se conseguirá tener un niño.

-Es un libro que cuenta con el aval de un profesional, el doctor Juancho García Velasco. ¿Son casos reales?

-Es un ensayo periodístico, teníamos tal cantidad de información que decidimos seccionarlo para que fuese más fácil de leer. Yo hice con el doctor las entrevistas y luego también me inventé casos particulares que están basados en datos e historias reales que él me contó. Hay pacientes que no se querían levantar de la mesa del quirófano después de implantarles un óvulo porque creían que se les iba a caer. Se trata de integrar un tabú social, pero había que hacerlo con mucho tacto y con mucho cariño.

-Habla usted de los vientres de alquiler, de la selección genética, de la fecundación in vitro... ¿Es necesario abrir estos debates en nuestro país?

-Yo creo que en este país y en todos. Los tratamientos cada vez son más y la edad maternal también es cada vez más alta. La mujer llega cada vez más tarde a la maternidad y dar la espalda a la realidad es absurdo. La ley española de reproducción asistida fue muy importante e incluso abierta en su día, pero hoy no se ajusta a las necesidades. Hay gente que necesita ayuda legal para poder llevar a cabo una gestación subrogada, es necesario y justo que se atienda esta llamada de la sociedad. Hay que abrir ese melón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine