"Marte", los desafíos reales del planeta rojo vistos por Hollywood

13.10.2015 | 02:13
Matt Damon, en un fotograma de la película que se estrena el viernes.

Tormentas de arena, temperaturas gélidas, ausencia de oxígeno y aridez extrema. Son algunos de los desafíos para la vida humana que plantea la anhelada conquista del suelo marciano y que "Marte", la epopeya espacial de Ridley Scott que se estrena el viernes, refleja con bastante realismo. Así lo cree Rudi Schmidt, director de la misión "Mars Express" de la Agencia Espacial Europea (ESA) y asesor técnico de Scott durante el rodaje en Budapest del filme, una historia de supervivencia que traslada a la gran pantalla la novela "El marciano", de Andy Weir. "Creo que la película es realista, los hechos podrían suceder de ese modo, aunque obviamente hay cierta libertad artística", señala Schmidt, autor de más de un centenar de estudios científicos sobre Marte.

Un ejemplo de esa "libertad" se encuentra en los primeros minutos del metraje, cuando una espectacular tormenta hace que piedras y objetos vuelen por los aires y deja "tirado" y completamente solo a Mark Watney (Matt Damon), uno de los astronautas que componen la misión "Ares 3".

"El mensaje es correcto, en el sentido de que una tormenta en Marte es extremadamente peligrosa, pero no por los motivos que describe tanto el libro como la película", advierte Schmidt. "La tormenta es incapaz de destruir objetos mecánicos, no hay suficiente energía. Se levanta un polvo muy fino, pero las cosas no vuelan por los aires porque la atmósfera en Marte es extremadamente débil, apenas hay aire", explica. El peligro real de una tormenta marciana, prosigue, es que los granos de arena suponen una amenaza para los sensores ópticos del cohete, y pondrían en riesgo la visibilidad y la orientación de la nave. Una opción mucho menos espectacular para el cine.

En cuanto a la posibilidad de producir agua o cultivar patatas, tal y como hace el protagonista -biólogo de profesión- para sobrevivir hasta que existan posibilidades de ser rescatado -la NASA en principio le da por muerto-, Schmidt lo ve completamente factible. "El problema no es tanto cultivar la tierra, sino lo que cuesta desarrollar la tecnología necesaria. Para cultivar basta con crear un pequeño invernadero y una infraestructura para tener electricidad, control de oxígeno y de temperatura", apunta. De hecho, el prototipo de vivienda que la NASA ha encargado para la que espera sea su primera misión tripulada al planeta rojo, en torno a 2030, prevé la construcción de un invernadero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine