Cómo renovar el joyero para el invierno

La diseñadora Patricia Nicolás aconseja "dorado y oro mezclado con plata; grandes pendientes y también cosas muy sencillas"

11.10.2015 | 02:19
"Me encanta el Pop Art, todas mis piezas tienen algo de ese estilo", afirma Patricia Nicolás.

Patricia Nicolás (Madrid, 1979) está cambiando el concepto de la bisutería dentro y fuera de España. Ha conseguido que personajes públicos de la talla de Alexa Chung, Dree Hemingway, Pixie Lot o Sienna Miller se rindan a sus originales piezas. "La gente ahora busca cosas diferentes y de calidad, y es en lo que yo me baso", afirma. Cree que en España la gente es más conservadora al vestir: "Es difícil ver a una chica con un pendiente largo y un sombrero".

Pero la globalización está haciendo mucho. Para las más atrevidas, Nicolás les da unos consejos para renovar su joyero de cara al invierno. "Se lleva mucho lo dorado, y también el oro mezclado con plata; los pendientes grandes y lo opuesto, las cosas muy sencillas. Por ejemplo, un colgante fino con un aro, y nada más".

Hija de Vicente Nicolás, fundador y presidente de las joyerías Nicol's, lleva toda la vida rodeada de materiales nobles y piedras preciosas. Pero cuando le tocó escoger su camino siguió los pasos de su abuelo y de su padre, aunque con un "twist". Un término que le pega mucho, ya que es muy complicado que acabe una oración sin que se le cuele una palabra en inglés. "Mi abuelo y mi padre siempre se centraron en la joyería fina, piezas de oro, diamantes y piedras preciosas. Pero yo siempre pensé en la idea de hacer bisutería. Lo mío es más fashion jewelry". Una vuelta de tuerca que le inspiraron sus experiencias durante el tiempo que vivió en el extranjero. "Cuando acabé bachillerato, me marché a Boston para estudiar Administración de Empresas. Regresé a España después de cuatro años y estuve trabajando en un banco cinco o seis años, pero no me gustó".

Por eso decidió dar un giro radical y marcharse a Londres para estudiar un curso en la Central Saint Martins. "Empecé a colaborar con algunas diseñadoras de joyas, pero desde el principio pensé en crear mi propia marca". Diseñó sus primeros modelos y la catapultaron a la clase alta del diseño en la capital inglesa. "Harrods escogió a cinco diseñadores para exponer sus trabajos en su sede, y yo fui una de ellas. Llegué sola a Londres, sin ningún apoyo, y con una competencia bestial. Y el primer año, había conseguido que mis diseños llegaran a Harrods".

A raíz de ahí, le surgieron oportunidades como la venta de piezas en el portal Yoox y una propuesta de colaboración con la diseñadora española Maya Hansen. "Vio mi colección 'Boyfriends', llena de calaveras, y le gustó. Ella quería hacer un desfile inspirado en esa temática, y me pidió que le hiciera unas especiales. Pero le dije que la gente estaba un poco cansada, habíamos tenido saturación de calaveras. La colección era del año 2011, y estábamos en el 2012, pensando en el verano de 2013". Nicolás le ofreció a Hansen una idea. "Le envié varias piezas inspiradas en Frida Kahlo, y le fascinaron". Hasta el punto de que cambió la idea del desfile, y la pintora mexicana pasó a ser la protagonista.

A partir de ese momento, Patricia Nicolás empezó a sonar con más fuerza en España. En Inglaterra había conseguido ya que nombres como Alexa Chung o Sienna Miller se pusieran unas de sus piezas de bisutería de alta costura, pero en su tierra natal le costaba más. "Se las empezaron a poner mis amigas. Ariadne Artiles, Paulina Rubio, Eugenia Silva o Vicky Martín Berrocal. Pero es que éramos del mismo grupo. Pasábamos los veranos en Ibiza, salíamos juntas, era mucho más que una relación profesional".

Luego llegó una colección para Topshop (The art of Kissing), que se vendió en su tienda más exclusiva, la de Oxford Street, junto a la de otros cuatro jóvenes talentos ingleses. Abrió una tienda (pop up store) durante dos años en Spitalfields Market, la zona más "trendy". "Estaba justo enfrente de la de la actriz Mischa Barton". Pero, a pesar del reconocimiento dentro del sector, de codearse con Olivia Palermo en el desfile de Burberry en Londres y con las reinas del papel couché en España, los nueve años que llevaba en Inglaterra le empezaban a pesar. "Ahora estoy entre Madrid y Londres, pero la sede está aquí. El estilo de vida que llevo en España allí era casi imposible que pudiera acceder. Mantengo un estudio pequeñito, pero todo el núcleo del negocio está aquí". "Me encanta el Pop Art, todas mis piezas tienen algo de ese estilo. Pero últimamente también hay rasgos de Art Decó" y se pueden apreciar referencias al surrealismo, el hiperrealismo y los movimientos arquitectónicos como el movimiento Memphis de los años 80.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine