Gigi Hadid tiene culo, tetas y muslos

Es rubia, mide 1,78 y luce ojos verdeazulados, pero la joven modelo recibe críticas por gorda y ha tenido que justificarse

04.10.2015 | 02:26
Gigi es hija del promotor Mohamed Hadid y de Yolanda Foster.

El/la que haya dicho que Gigi Hadid está gorda que levante la mano. ¿Quién? ¿Nadie? O sí, pero mejor al abrigo de la creciente impunidad de internet, porque de viva voz se corre el riesgo de hacer el ridículo.

Jelena Noura Hadid -Gigi Hadid- tiene 20 años, ojos verdeazulados, 1,78 de estatura, el pelo rubio y medidas envidiables: 93-61-90. Su carrera como modelo despegó a la tierna edad de 2 años y ya de adolescente se disparó con desfiles y posados para conocidas marcas en las pasarelas más conocidas.

Hasta aquí, todo normal. Pero no. Por lo visto hay personas que reciben el nombre de "haters" (algo así como "odiadores") en internet que se han dedicado a lanzarle mensajes ofensivos sobre su aspecto físico.

Hay que buscar y rebuscar en las muchas imágenes publicadas de Hadid para encontrar alguna que ayude a comprender tales descalificativos. No hay ninguna, pues en todas la veinteañera figura perfectamente vestida, maquillada y acicalada para parecer lo que es: una modelo. Y más bien de las delgadas. Ni rastro de un michelín, de unas caderas desmadradas o una espalda más ancha de la cuenta.

Pero alguien ha visto lo que no hay, la ha criticado por oronda y ha logrado su propósito: que Gigi Hadid responda. Días atrás escribió una carta que se difundió a velocidad de la luz y tuvo gran repercusión, no tanto por lo que dijo ("Tengo tetas, abdominales, culo y muslos", es uno de los mensajes), sino por el tema que tocó: la permanente exposición de las mujeres al escrutinio público por su físico, el acoso sexual, las exigencias de un sector -el de la moda- que convierte las chicas en objetos decorativos, etcétera.

Con todo, Hadid ha roto una lanza por aquellos que le han dado la oportunidad de desfilar y tener una profesión: "Vuestros crueles comentarios no hacen que quiera cambiar mi cuerpo ni me empujan a decir que no a los diseñadores que quieren que esté en sus desfiles".

Hasta se permite el lujo de admitir que bueno, que sí, quizás su cuerpo choca un poco por representar un tipo que no estaba hasta ahora en los cánones. Pero acto seguido pasa al ataque: "Si no quieres formar parte del cambio, al menos ábrete a él". Eso dice una chica que a estas alturas debe de estar riéndose con sus no menos famosas amigas (Taylor Swift, Cara Delavigne, Kendall Jenner) del lío que ha montado con la carta.

De este círculo de amistades también forma parte la escritora y actriz Lena Dunham, quien siempre ha hecho gala de pasar olímpicamente de las críticas sobre su físico, más que nada porque no le importa tener unos kilos de más y, aparte, no influye para nada en su exitosa y millonaria carrera. Pero la tiranía de internet ha colmado su paciencia y acaba de darse de baja en Twitter por los comentarios sobre una foto suya en ropa interior. ¿Quién le manda?, se podría pensar. Dunham, al final, saldrá ganando por dejar de perder el tiempo en la red colgando fotos que sólo le interesan a ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine