22 de diciembre de 2017
22.12.2017
Magazine Fashion&Arts
Moda

Un invierno con sandalias

En época de estilos radicales, compra compulsiva y oferta desmedida, ¿cómo iba a importar llevar abrigos en verano?

22.12.2017 | 19:52
Chloé.

Hay una gran demanda de bikinis en Navidad. No es broma. Piensa en todas esas mujeres adineradas que huyen del frío en islas caribeñas o mansiones de Palm Springs. Ellas, que también apuran los últimos días de nieve en Gstaad y necesitan ropa de esquí en mayo. A todas esas compradoras de lujo y viajeras empedernidas van dirigidas las precolecciones. En teoría. Porque por mucho que esta sea la razón oficial que dan marcas y directores creativos para hacer un mínimo de cuatro desfiles al año (los clásicos primavera/verano y otoño/invierno, más el prefall y el resort), lo cierto es que los motivos son bien distintos y mucho menos glamurosos...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine