23 de septiembre de 2017
23.09.2017
Juicio por la muerte en Ponteareas de Javier Fernández, "Hal"

El guardia civil que disparó al exbatería de Los Piratas: "No tenía otra posibilidad"

Asegura que abatió al músico para salvar la vida de su compañero al que atacaba con un tenedor y un cuchillo - La familia de la víctima cree que actuó de forma "desproporcionada"

23.09.2017 | 10:00
El guardia civil, R. L. A., durante el juicio celebrado ayer en el juzgado de lo Penal de Pontevedra. // R.V.

perfil

Una máquina de la batería

Javier Fernández destacaba por su increíble sentido del tiempo, de ahí su apodo de HAL9000

hemeroteca

Una trágica jornada

El batería murió de un disparo en el abdomen por un guardia civil que alegó que su compañero corría peligro

vídeo

Emotiva despedida a Javier Fernández

Así fue el tributo del mundo de la música

 

"No tenía otra posibilidad". "A la distancia a la que estaba, unos tres metros, si quiero ir a cogerlo no llego a tiempo y mi compañero hoy no estaba aquí". "No me quedó otro remedio que coger mi arma y tratar de reducirlo". "Apunté a la pierna pero estaba tan fuera de sí, tan loco, que el disparo dio donde dio". Así se expresaba ayer, R. L. A., el guardia civil que en agosto de 2015 disparó en su domicilio de Ponteareas a Javier Fernández, "Hal", quien fuera batería del grupo musical Los Piratas, causándole la muerte.

Con el testimonio de este agente que se sienta en el banquillo de los acusados arrancó ayer el juicio que se sigue en su contra en el Juzgado de lo Penal 2 de Pontevedra, dado que la esposa y la familia del fallecido creen que el agente y la Guardia Civil actuó de forma "desproporcionada" y lo acusan de un delito de imprudencia grave por el que piden una condena de cuatro años de prisión y seis de inhabilitación. La Fiscalía considera que R. L. A. actuó en defensa de su compañero y solicita la aplicación del eximente de legítima defensa por la que no pide pena alguna, mientras que la defensa del guardia civil reclama la libre absolución.

Durante el juicio celebrado ayer R. L. A. explicó que aquella mañana fueron requeridos por un supuesto caso de violencia de género en Guláns, Ponteareas. "Nos encontramos a la entrada a la mujer, que nos dijo que su marido se había vuelto loco", que le "había dado una paliza" y se había "encerrado en casa con el bebé". Afirma que al rato ya comprobaron que un amigo de los padres salía de la casa con el niño de dos meses. Aseveró que la primera noticia que tuvieron de que el acusado pudiera tener una alteración psiquiátrica se la dio la propia mujer de Javier Fernández. El agente afirma que "con la mujer y el niño a salvo, nuestra intención entonces fue ir a ver si lo dábamos tranquilizado y podía ser trasladado a un centro sanitario a recibir asistencia".

Tiro a las piernas

Sin embargo, afirma que cuando se encontraron con este hombre no fue posible calmarlo. "En un momento dado entró en cólera", "dijo que nos iba a matar a todos, gritaba que era Dios y que nos iba a cortar a todos en pedacitos". Añade que entonces "entró a correr dentro de la casa" y que "salió encendido con un tenedor en una mano y un cuchillo en otra", aunque no descartó que pudiera portar más cubiertos. Entonces acometió a su compañero que iba retrocediendo ante el avance de Javier. Este agente aseguró que "un primer golpe que le dio desequilibró" a su compañero guardia civil, que entonces "bajó la guardia" y quedó expuesto, según su versión, al atacante. Afirma que observó como Javier Fernández iba a agredir con la mano en la que tenía el tenedor directo a la yugular y con el cuchillo a la zona del abdomen, es decir, zonas vitales, por lo que "no me quedó otra alternativa", insistió. Desenfundó su arma y disparó "con la intención de reducirlo, a las piernas", pero el disparo le alcanzó en el abdomen.

Un relato de los hechos que más tarde ratificó su compañero en aquella intervención, quien insistió además en que los sanitarios tuvieron dificultades para prestar asistencia al herido dado que se revolvía, se quitaba las vías e intentaba desde el suelo coger alguno de los cubiertos para continuar la agresión. "Me vi en la obligación de proteger mi vida", dijo el guardia civil.

Una versión muy diferente la proporcionó un amigo de "Hal" que dijo presenciar el momento en el que recibió el disparo de bala. Este testigo, acudió a la casa tras un mensaje de la mujer de Javier Fernández pidiendo auxilio al estar su marido sufriendo una crisis. Confirmó que en un momento dado, cuando Javier estaba hablando con los agentes, este comenzó a sentirse mal dado que le insistían en que tenía que ir con ellos a pesar de que él les pedía vestirse primero. Asegura que uno de ellos le puso la mano en el hombro y que esto fue lo que le hizo perder el control y comenzó a lanzar amenazas contra los agentes antes de entrar en casa.

El testigo afirmó que en el momento en el que observó que Javier Fernández regresó al interior de la casa tras perder el control y amenazar a los agentes, entre otras cosas, con "cortarles en trocitos", vio como el guardia civil que después realizó el disparo desenfundaba el arma. Afirma este testigo que en ese momento le hizo un gesto con la mano, para que guardase la pistola, diciéndole "¿qué vas a hacer con eso?, es una persona enferma". Una versión esta última que el agente insistió en el juicio en que es "falsa".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 
Enlaces recomendados: Premios Cine