Suscriptor

Una siesta de romanos

Descansar después de comer favorece la concentración y mejora la capacidad de resolución de problemas, además puede disminuir la presión arterial

13.08.2016 | 02:05
Una siesta de romanos
Una siesta de romanos

La siesta, uno de los estereotipos que acompaña a los españoles por el mundo, no es para nada de origen patrio. El hecho de descansar a mediodía es una costumbre más que heredamos de los romanos. Sus beneficios son controvertidos porque científicamente es difícil demostrarlos pero es seguro que favorece la capacidad de concentración y que aumenta la agilidad a la hora de resolver problemas. En todo caso, dormir la siesta responde a la somnolencia que aparece al hacer la digestión después de la comida, que suele coincidir con una ingesta copiosa en la cultura mediterránea.

El hombre primitivo dormía varias veces al día. En el Imperio Romano ya se dormía la siesta. De hecho, la...

Hazte suscriptor

Para continuar leyendo... suscríbete Suscríbete si aún no eres suscriptor

O utiliza un bono de los todavía que tienes pendientes aquí
0.5 euros
3.99 euros
Consulta otros tipos de suscripción »
Teléfono de atención al cliente: 902 767 117 Correo electrónico Preguntas Frecuentes
Enlaces recomendados: Premios Cine