Allen Toussaint, la última melodía del maestro desde Madrid

El músico fallece a los 77 años tras concluir el concierto que ofreció el lunes en el teatro Lara

11.11.2015 | 02:13
Allen Toussaint, el lunes en el teatro Lara de Madrid. // Efe

Allen Toussaint, de 77 años, fue un músico total, influyente en la creación, la interpretación, en la producción y hasta en su puesta en escena. Falleció el lunes tras entusiasmar con su concierto al público del teatro Lara de Madrid. Fue su última melodía en directo.

Por las manos de Toussaint han pasado casi todos. En 2006 se unió a Elvis Costello para elevarse de nuevo a la cima y enlazar con más generaciones. Todavía se sigue estimando muy mucho tal colaboración en la escena y la industria discográfica.

Toussaint fue también por esas fechas el alma del concierto post Katrina con el fin de levantar Nueva Orleans tras el terrible huracán. En ese disco estaban todos los grandes de esa escena musical y Toussaint era el hilo conductor. El pianista se había empleado a fondo desde el principio de la tragedia para recaudar fondos. Las inundaciones fueron en 2005. Con él estaba Irma Thomas y muchos artistas ligados al género de New Orleans y géneros colaterales; además algunos de ellos habían sido "productos" de los arreglos del pianista, caso del Dr. Jones. En aquel álbum aparecían también Randy Newman o Charlie Miller, entre otros muchos. Por cierto arrancaba Toussaint con "Yes Wee Can Can", célebre en su día en la interpretación de "Pointer Sisters". Aquella desgracia puso a figuras "escondidas" de la ciudad en el mapa musical, incluso el propio Toussaint decía que la labor solidaria había tenido su pequeña parte a través del sonido Nueva Orleans, pero también decía que esta música había llegado a muchos lugares con las giras "tributos" posteriores.

Pero, claro, su virtuosismo viene de lejos, tanto que fue de la escuela de Henry Roeland (el Profesor Longhair); tanto que en su día dejó admirado a Antoine "Fats Domino"; tanto que arregló y produjo música a los "Rolling Stones", siempre tan avispados a la hora de sumarse, dejarse aconsejar, por héroes de los sonidos negroides; a "The Doors" o McCartney o "The Who"; tanto que suya era aquella producción, "Lady Marmalade", de Patti Labelle, que fue pieza de soul transformado en funky festivo y dueña de las pistas de discoteca desde los años setenta. Toussaint estaba ahora con un disco magistral, publicado en 2009, de titulo de "The Bright Mississippi" , tomado del álbum del mismo título de la pieza de Thelonius Monk. Un disco que combina a clásicos y modernos del jazz siempre con ese toque r&b.

Toussaint llegó anteayer a Madrid para dar su concierto en el teatro Lara. Las imágenes recogidas por móviles y televisión desvelan su alegría final, cuando se levantó a saludar y hacerse selfies ante el entusiasmado del personal que fue a verlo.

De camino al hotel se encontró mal; posteriormente, lo trasladaron al hospital pero ya nada se pudo hacer. Se paró su corazón y, por desgracia, su piano dejará de sonar para todos. Lo que nunca se apagará será esa elegante alma musical que presidió su carrera fuera cual fuere la etapa de la misma. Esa sonará eternamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine