ALERTA POR UN POSIBLE CASO DE ÉBOLA

El joven guineano seguirá aislado en el Meixoeiro a la espera de que se ratifique el negativo en ébola

Hoy se le vuelve a extraer sangre y los resultados llegarán el viernes - Está consciente y sin fiebre y podría padecer malaria -Estrenó la unidad de seguridad de referencia para Galicia -El Sergas insiste: "El riesgo es muy pequeño"

29.10.2015 | 09:14


Llegada a Vigo del posible caso de ébola registrado en Galicia // VÍDEO: CIG. FOTO: Ricardo Grobas


El protocolo por riesgo de ébola seguirá activo en el hospital Meixoeiro de Vigo al menos hasta el viernes. Ese día está previsto que el Centro Nacional de Microbiología de Majadahonda confirme a través de una segunda analítica el primer negativo en sangre anunciado oficialmente por el Sergas ayer a las cuatro de la tarde. El joven de 24 años y natural de Guinea Conakry que ingresó el martes por la tarde en las Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) seguirá en aislamiento en Vigo hasta que haya certeza sobre su diagnóstico. El protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad exige que hoy se le realice una segunda extracción de sangre cuando se cumplen las 72 horas desde que presenta síntomas y solo en caso de que esa segunda prueba de negativo se desactivaría la alerta sanitaria. La principal hipótesis con la que trabajan desde la Consellería de Sanidade y que se trasladó ayer por la tarde a los sindicatos es que el paciente contrajese malaria durante su estancia de cinco meses en su país de origen.

El joven se encuentra aislado en una de las dos inclusas de seguridad habilitadas hace un año cuando el Meixoeiro fue seleccionado como centro de referencia para la recepción de todos los casos sospechosos de ébola en Galicia y que nunca se había utilizado. En caso de que el nuevo cultivo diera positivo al virus se activaría un comité especial para la gestión del ébola entre el Gobierno central y las comunidades autónomas para organizar junto al Ejército del Aire el traslado del joven guineano al hospital Carlos III o al Gómez Ulla de Madrid que serían los más próximos habilitados para la hospitalización de pacientes con positivo confirmado.


GALERÍA | El Sergas activa el protocolo de ébola en el Meixoeiro


El escenario de actuación se reduce por ahora al Meixoeiro, que cuenta con un centenar de médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, personal de mantenimiento y enfermería formados específicamente para colocarse los equipos de protección individual y acceder con garantías a la zona donde se encuentra el paciente en la planta cero del hospital.

Su cuadro clínico es "muy bueno", en palabras de Xurxo Hervada, subdirector xeral de Saúde Pública de la Xunta, encargado de informar del traslado y la evolución del enfermo junto a Víctor del Campo, jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Chuvi. "El paciente está consciente, orientado, se mueve por sí mismo, habla con el personal sanitario y responde a los antitérmicos", puntualizaron a media mañana, cuando el joven residente en A Coruña, a donde regresaba para visitar a su mujer y a su hijo recién nacido, ya no presentaba fiebre, diarrea ni vómitos. Estos síntomas unidos a su reciente salida de Guinea Conakry "entre el 22 y el 23 de este mes" son los que ayudaron en el Chuac a identificarlo como "caso sospechoso de ébola" menos de una hora después de ingresar en el servicio de Urgencias de A Coruña el martes a las tres de la tarde. Llegó por su propio pie y, según la información del Sergas, antes de las cuatro de la tarde "fue puesto en aislamiento".

El joven, del que no se ha facilitado el nombre, llegó a Lisboa el domingo en avión y viajó durante la madrugada en autobús. Se le sitúa en A Coruña por primera vez el lunes a la mañana y apenas un día después acudió a Urgencias con un fuerte cuadro febril y diarrea. Desde primera hora tanto Hervada como Del Campo insistieron en que el protocolo se activó "como medida defensiva" y que las posibilidades de que se tratara de ébola eran "muy pequeñas".

Lo argumentaron explicando que el virus es contagioso en la última fase de la enfermedad, cuando la persona presenta síntomas desde unos ocho días antes, circunstancia que no se daba en el paciente ingresado en Galicia. ¿Por qué entonces su aislamiento? Lo que explicaron los portavoces del Sergas es que se invirtieron las primeras horas en revisar sus últimos movimientos "y al no poder descartar con seguridad que en su estancia en Guinea hubiera entrado en contacto con algún enfermo se decidió tomar precauciones porque la sintomatología es muy inespecífica y procedía de un país de riesgo".

Desde el primer momento se descartó el traslado a Vigo de su mujer y su bebé, que continúan bajo seguimiento con revisión de temperatura dos veces al día y con la "recomendación" de que permanezcan en su domicilio para reducir sus contactos sociales. Estas precauciones serían desactivadas si el viernes vuelve a dar negativo al virus del ébola.

Haz clic aquí para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

 
Enlaces recomendados: Premios Cine