El Instituto Max Planck alemán selecciona a un joven físico ourensano para investigar la fusión nuclear

Guillermo Suárez, de 23 años, trabajará tres años en el reactor Asdex Upgrade

14.10.2015 | 02:06
Guillermo Suárez. // FdV

Desde que puso sus pies en la Facultad de Física del campus de Ourense, el ourensano Guillermo Suárez no ha dejado de ascender. Sacó la carrera de cinco cursos en cuatro sin suspender ni un solo examen y con solo 21 años ya fue noticia. FARO publicó en junio de 2013 que recién licenciado, este alumno brillante había sido seleccionado por la Unión Europea para cursar en Alemania un máster en Fusión Nuclear e Ingeniería Física asociado al diseño y construcción de un reactor termonuclear experimental.

Se convertía así en uno de los cuatro únicos becados seleccionados entre 4.000 aspirantes de toda Europa. Ese mismo verano, Guillermo hacía la maleta para emprender a miles de kilómetros de su hogar una prometedora carrera científica centrada en acercar la fusión nuclear al terreno comercial.

Su siguiente destino, con 23 años cumplidos, se lo ha ofrecido el prestigioso Instituto Max Planck alemán para la investigación de la física del plasma. El complejo está en Munich y posee uno de los reactores de fusión más importantes del mundo, el Asdex Upgrade. Un sueño para Guillermo, que ya tuvo la oportunidad de trabajar en el Instituto CEA (Comisión de Energía Atómica), en Cadarache, Francia, donde se construye el que será el mayor reactor de fusión del mundo, el llamado ITER. Su deseo no es otro que trabajar en el futuro en esta macro infraestructura cuya misión, tal y como contaba hace dos años, será la de emular la energía de las estrellas para generar energía. Pero para ello es necesario producir temperaturas de 100 millones de grados, lo cual requiere medios técnicos muy complejos.

Desde septiembre, Guillermo Suárez ocupa su plaza de estudiante de Doctorado y durante tres años trabajará en el estudio de los sistemas de calentamiento por microondas que tienen los reactores de fusión. Para conseguir la fusión nuclear, explica, "es necesario calentar mucho el combustible que utilizamos. Para ello, se usan diversos sistemas, y entre ellos, el calentamiento por ondas electromagnéticas. Es como si calentásemos el combustible con un microondas gigantesco, sólo que este proceso es varios órdenes de magnitud más complicado".

El trabajo que desarrolla desde que finalizó precozmente la licenciatura tiene como aplicación directa la mejora de la fusión nuclear como alternativa energética.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine