Apasionamiento orquestal y solista enérgica

Perfecta interpretación de la Sinfónica de Galicia y gran dirección de Inbal

11.04.2014 | 01:09
Un momento del concierto de la Orquesta Sinfónica de Galicia, ayer, en Vigo. // Marta G. Brea

El director israelita Eliahu Inbal inició sus estudios musicales en Jerusalén y los prosiguió en París, y ha sido director titular del Teatro la Fenice de Venecia desde 1984 hasta 1987, de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt, de la Orquesta Sinfónica Nacional de la RAI en Turín, la Filarmónica Checa y la Orquesta Sinfónica de Tokio desde 2008. Un currículum de empaque. Su programa de ayer consistió en un triplete que combinó el clasicismo de Wolfang Amadeus Mozart con propuestas del siglo XX: Béla Bartók y Antonin Dvorák.

De Mozart sonó su Sinfonía núm. 35, en re mayor, K. 385, "Haffner". Fue escrita por Mozart en Viena, en el verano de 1782. La base de esta sinfonía fue una serenata, la K 250, compuesta ocho años antes. Lejos, sin embargo, de resultar una elemental copia arreglada, la Sinfonía nº 35 constituye una obra en la que Mozart sublima las virtudes del esmero contrapuntístico que alcanzará sus mejores logros en sus últimas Sinfonías. Destacó en la interpretación la capacidad para potenciar la densidad orquestal de la obra.

De Béla Bartók sonó el Concierto para violín núm. 1. Bartòk es un contemporáneo, uno que por ejemplo descubre (y aprovecha) que las melodías tradicionales húngaras se basaban en escalas pentatónicas, o que disecciona el concepto rítmico, roto con habilidad renovadora. La interpretación potenció el lirismo, demostrando que en Béla Bartók se dan la mano la experimentación de su tiempo con las maneras clásicas del pasado romántico. La perfecta interpretación de la Sinfónica de Galicia y la dirección de Inbal son parte de la causa de lo que pudo ser el gran momento de la noche, con el apoyo absolutamente fundamental de Isabelle van Keulen, al violín solista para la ocasión, potente, enérgica y brillante. Fue muy aplaudida.

Y por último sonó la Sinfonía núm. 7, en re menor, op. 70 de Antonin Dvorák. En cierto grado antecede en intenciones a Bartòk, ya que a Dvorak hay que encuadrarle en ese postromanticismo que abreva de las raíces musicales nacionales. Un autor que plantea la bisagra perfecta entre las búsquedas ya claras de Bartók, y las consecuencias de los hallazgos del estilo romántico, que el compositor de Bohemia parece cerrar con su obra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine