Íñigo: ´De la tele, el gran invento del siglo XX, sale talento o basura según lo que eches´

"Mayor cantidad de canales no significa mayor felicidad del telespectador, que tiene el mando más democrático del mundo, el mando a distancia", dijo el presentador

28.05.2013 | 08:08
Lleno de público en el auditorio del Areal vigués para oír hablar de "La tele que fuimos". // José Lores
Lleno de público en el auditorio del Areal vigués para oír hablar de "La tele que fuimos". // José Lores

"La televisión es el gran invento del siglo XX aunque los otros medios la hayan maltratado siempre con epítetos como 'la caja tonta'. Si le echas basura sale basura, pero si le echas talento sale talento. La televisión que se hace ahora no es mejor ni peor que la de antes, sino diferente. Es un contenedor que depende de lo que eches", aseguró ayer el legendario presentador José María Íñigo en el Club FARO. Presentado por el periodista Suso Iglesias, "La tele que fuimos. Desde "la Casa de la Pradera a la telebasura" fue el título de su charla.

Piensa Íñigo que mayor cantidad de canales no significa mayor calidad. "Ni mayor cantidad de canales significa mayor felicidad televisiva para el espectador. Todavía tenemos una televisión en España muy rica, en el sentido de muy costosa, aunque las cosas irán quizás a peor. Pero no obstante, siempre habrá al menos un programa al día que te haga disfrutar del gran invento del siglo XX. Tiene que haber de todo, incluso telebasura, allá el que la quiera ver. Tenemos el mando más democrático del mundo, que es el mando a distancia. Si no me interesa lo que echan en una cadena, lo quito".

Autor reciente de "La tele que fuimos. Del Un, dos, tres a la telebasura" en Ediciones B, a Íñigo le preguntaron sobre Eurovisión, antes de entrar en materia televisiva. "Mucha gente la critica sin verla. Han pasado ya casi cincuenta años desde la España aquella a la que se refieren cuando hablan de Eurovisión. Están hablando de una España que ya no existe. La Eurovisión de los últimos años es un excelente certamen con excelentes canciones y, desde luego, el espectáculo audiovisual es único en el mundo. Y, si bien es cierto que este año la nuestra no fue una buen actuación, también es verdad que no hay una regla fija sobre lo que hacer para ganar. Es una lotería. El premio es aparecer ahí y que de repente tu canción la sigan 200 millones de personas".

Aquella carta de ajuste

Íñigo empezó recordando aquel año 1956 en que empezó a emitir la TVE, solo para Madrid al principio. " En las primeras pruebas solo había unos 600 televisores pero en 1958 ya había 30.000 en Madrid. En el primer programa apareció la carta de ajuste, luego largó el ministro de Información y Turismo un rollo tremendo y después retransmitieron una misa, el No-Do y coros y danzas de la Sección Femenina. No había práctica y sí mucha improvisación y el No-Do salió en francés, un operador de sonido golpeó con el micrófono e hizo sangrar a alguien que ocupaba la pantalla, Laura Valenzuela, que fue la primera locutora de TVE, hacía de todo, presentaba, hacía publicidad o barría el estudio..."

Contó Íñigo que él había empezado en la TVE en 1968 con "un encantador" Adolfo Suárez como jefe de programas. "Entonces un televisor -dijo- costaba una fortuna, unas 30.000 pesetas. Era más cómodo trabajar porque no había ratios de audiencia y tenías a todo un país concentrado en un solo canal. Hoy es tremendo, no sabes qué elegir. y si la audiencia no es buena en dos semanas te quitan el programa"

El periodista nutrió su charla con muchas anécdotas. "Aquella tele consagraba porque no había otra. Yo recuerdo que llevé a un Martes y Trece que entonces actuaban en bares por 15 pesetas y al día siguiente de salir en mi programa cobraban cien veces más. Recuerdo que un día se me presentó alguien que decía venir de Vigo y cuya tarjeta decía "concertista de puertas": John Balan. La actuación en TVE le valió ganar dinero después".

Habló de la censura. "La había, claro. No se podía hablar ni de política ni de religión, y en los ensayos de los programas estaban unos personajes que debían dar su visto bueno. Recuerdo que con María Jiménez me avisaron de que no debía ser tan efusiva y debía cubrir un poco más el 'canalillo' pectoral. Massiel dijo en un programa en directo mío a una espectadora que tomaba la píldora, y se armó un revuelo, con quejas de la Iglesia. Un día, solo por citar al general Franco un invitado que hablaba en inglés, me llovieron las llamadas para ver qué había dicho. Yo ni lo había traducido".

Noticias relacionadas

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine