Saida Prieto

´Me han destrozado la vida´

La candidata a Reina del Carnaval de Tenerife sufrió graves quemaduras en su cuerpo tras incendiarse el traje

28.05.2013 | 10:59
Saida Prieto y su madre, Dulce Hernández.
Saida Prieto y su madre, Dulce Hernández.

"He sufrido mucho, lo he pasado muy mal. Han destrozado mi vida. Por mí y por mi hija voy a luchar hasta el final, caiga quien caiga, pese a quien pese, cueste lo que cueste". Son las palabras de Saida Prieto, la candidata a Reina del Carnaval de Santa Cruz que sufrió graves quemaduras por los efectos pirotécnicos utilizados por el diseñador Willy Jorge. Ayer, con el rostro triste y muy cansado, sin apenas poderse mover y con la mirada en muchas ocasiones perdida, decidió comparecer ante los medios de comunicación. No pudo evitar llorar, sobre todo cuando su madre, Dulce Hernández, que la acompañaba, contaba, con la voz entrecortada, que la Gala del Carnaval estuvo a punto de arrebatarle a su hija. "Saida estuvo a punto de morir. No le deseo a nadie el dolor, el sufrimiento que hemos pasado durante estos meses".

Saida lo dejó muy claro y lo dijo enfadada. Para ella el máximo responsable de lo ocurrido es el diseñador Willy Jorge "y tiene que pagar por lo que hizo". "Fue él quien colocó el fuego en el traje de su candidata, por su culpa yo estuve entre las llamas", añadió.

Comentó, tras agradecer el apoyo y todas las muestras de cariño "del pueblo de Tenerife", del personal sanitario del Hospital Universitario y del Virgen del Rocío en Sevilla, del alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, de su comparsa Los Cariocas y de todos sus amigos, que ni Willy Jorge ni Magnolia Cruz, la aspirante cuya fantasía llevaba la pirotecnia, se han puesto en contacto con ella. "Magnolia lo ha pasado mal, pero yo peor, han sido los dos peores meses de mi vida. Pudo haberse puesto en contacto conmigo, pero no lo hizo. Willy Jorge tampoco", manifestó la joven.

La candidata contó que recuerda perfectamente aquella noche. "Fue un minuto que ya nunca podré olvidar. Sentía el fuego y mucho dolor en mi espalda. No podía escapar del traje. Pero solo vi una cara, la de mi diseñador, Víctor Manuel Díaz. Fue él quien me salvó la vida, nadie más. Durante un mes y medio no era consciente de nada. Cuando me desperté estaba en una habitación acristalada. Solo podía hablar con mi familia a través de un telefonillo sin tocarlos ni sentirlos. Estuve dos meses sin ver a mi pequeña, a mi hija", dijo.

11 operaciones de injerto de piel

Saida informó de que le han realizado 11 operaciones de injertos de piel, que pronto la volverán a operar y que aún le queda mucho camino porque la rehabilitación es muy dura. No puede mover los brazos. Indicó que tienen que vestirla, que bañarla, que darle de comer, pero aseguró que tiene fuerzas para seguir luchando. Incluso, anunció que el próximo año se volverá a subir al escenario del Carnaval, que quiere ser Reina de la fiesta de Santa Cruz y que no se cansará hasta conseguirlo. Y quiere hacerlo con sus diseñadores, Víctor Manuel Díaz y Carolina Hernández, solo con ellos. Saida comentó que sigue siendo carnavalera y comparsera, a pesar de todo. También dijo que no descarta acudir a platós de televisión para contar su historia, sobre todo para que nunca se vuelva a repetir.

Saida reconoció que aunque intenta estar bien, a veces le cuesta. "No puedo trabajar, no puedo hacer casi nada. Es muy duro. Antes tenía una vida normal y ahora estoy así. Intento hacer mi vida, estar con mi gente, con mi hija, pero esto es tan doloroso", añadió.

Su madre ayer ante los medios no pudo contener las lágrimas, apenas podía hablar. "Era la primera vez que iba a una Gala del Carnaval y salí de allí con mi hija muriéndose. En un minuto cambió toda mi vida. Al principio no me dijeron toda la verdad. En la ambulancia del Recinto Ferial no me dejaban hablar con Saida, verla. El alcalde no me contaba lo que sucedía, aunque después ha estado a mi lado y al lado de Saida en cada momento, llorando con nosotros como un niño. Le agradeceré toda la vida lo que ha hecho por nosotros", manifestó.

Contó que lo único que le preguntaba a los médicos era que si su hija se iba a morir. "Y me dijeron que podía ser que Saida no saliera adelante, que se me muriese. Me agarré a Dios y rogué con todas mis fuerzas que mi pequeña sobreviviera. Durante dos meses estuvimos mi marido y yo sufriendo cada minuto por si nuestra niña se nos iba. No podíamos tocarla ni darle la mano ni decirle lo mucho que la queríamos. El día que me dijeron que mi Saida sobrevivía fue el más feliz de mi vida, la volví a traer al mundo", añadió Dulce. Dijo que el sufrimiento que han sentido no se puede explicar con palabras. "Nadie tiene ni idea de lo que es esto. Ver que tu niña se te escapa y que no puedes hacer nada", declaró.

Pero la tristeza continúa en el rostro de Dulce, porque dice que Saida no es la de antes, ya no es su pequeña "divertida" y "sonriente". "Se quedó con nosotros, pero no es mi Saida. Confío que con el tiempo podamos recuperarla, que vuelva a ser la que era", manifestó. Dulce disculpó a su marido por no estar presente, pero ha sido operado del corazón. Demasiado dolor ha sufrido esta familia. "Por lo menos ha sido solo una familia, porque pudo haber afectado a muchas personas. Solo pedimos que esto no se vuelva a repetir", declaró la madre de Saida, quien además aprovechó para manifestar que nunca se debió haber permitido el uso de fuegos en un traje. "Para una fantasía de una Reina no hace falta nada, sino imaginación. ¿Por qué se permitieron los fuegos, por qué?", comentó.

Dulce Hernández también quiso dejar claro que Saida regresó a Sevilla para la rehabilitación no porque en el Hospital Universitario de Canarias la tratasen mal, sino por culpa de la psiquiatra del Hospital Virgen del Rocío, que "le dio el alta antes de lo debido". "La psiquiatra dijo que Saida ya estaba bien y que podía seguir siendo tratada en la Isla. Sin embargo mi niña cada vez estaba peor, el dolor, los recuerdos. Temíamos que también se pusiera malita de la cabeza, no solo de su cuerpo. Y por eso decidimos regresar a Sevilla, porque era mejor para la mente de Saida", explicó su madre.

Por su parte, el abogado de Saida Prieto, Juan José Rodríguez Martín, comentó que de momento la joven candidata solo se ha personado en el procedimiento judicial como parte perjudicada. "Veremos qué ocurre con la instrucción del caso y ya veremos qué medidas tomaremos a continuación. Todavía es muy pronto para hablar y lo único importante ahora es que Saida se cure y que esté bien", añadió. De todas formas, además de recordar que hay dos imputados, el diseñador Willy Jorge y el gerente del Organismo Autónomo de Fiestas, Francisco Trujillo, también dijo que el Ayuntamiento de Santa Cruz es consciente de que "directa o indirectamente es responsable del daño que ha sufrido Saida".

Después de una hora de rueda de prensa, Saida se quejaba del dolor. Ya no podía más. Estaba cansada. Solo una vez una leve sonrisa se dibujó en su rostro. Tampoco pudo sonreír al irse.

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine