La vuelta de los hombres del presidente

El documental acerca del "Watergate" y la película que inspiró aviva el debate sobre el periodismo y las dudas que plantean los nuevos medios

18.05.2013 | 00:00
De izquierda a derecha, el actor Robert Redford, Carl Bernstein, Ben Bradlee y Bob Woodward, en la redacción de The Washington Post.
De izquierda a derecha, el actor Robert Redford, Carl Bernstein, Ben Bradlee y Bob Woodward, en la redacción de The Washington Post.

La victoria de Richard Milhous Nixon en las elecciones de 1972 fue el mayor deslizamiento de tierra en la historia de la Casa Blanca. Una de las primeras cosas que hizo el reelegido, en su paranoia, fue ordenar el allanamiento de la oficina de sus oponentes demócratas. Aquello parecía a simple vista un robo de tercera categoría y desde luego no habría pasado a convertirse en uno de los episodios presidenciales más tormentosos en Estados Unidos de no ser por la persistencia de un periódico y de unos periodistas, que persiguieron tenazmente los hechos durante los dos años siguientes partiendo de las indicaciones de Garganta Profunda, la fuente que sin identificarse confirmó la trama de espionaje. El escándalo "Watergate", llamado de este modo por el nombre del edificio donde se produjo el asalto, condujo a la primera dimisión de un presidente estadounidense electo, en medio de la mayor agitación política que hasta entonces se recordaba.

El cineasta Robert Redford contactó con los dos reporteros del "Post", Bob Woodward y Carl Bernstein, poco tiempo después de que empezaran a publicarse las primeras investigaciones con la idea de hacer una película, pero el proyecto quedó relegado a un segundo plano. Redford se concentró en otras cosas; él mismo ha recordado en alguna ocasión cómo pasaba los ratos libres que le dejaba el rodaje de El Gran Gatsby (1973) repasando las audiencias del "Watergate". Finalmente acabaría asociándose con Dustin Hoffmann, el guionista William Goldman y el director Alan J. Pakula para hacer la película, que obtuvo tres "Oscar" en 1976: entre ellos, uno para Jason Robards, que encarnó en la pantalla al entonces director del periódico, Ben Bradlee. El año pasado, Woodward, Bernstein y Bradlee, cuatro décadas más tarde de destaparse el caso, volvieron a la redacción para protagonizar un documental de Discovery Channel y comentar cómo han ido cambiando las cosas en el periodismo desde que las máquinas de escribir fueron sustituidas por los ordenadores. Hasta llegar a la reflexión actual.

Antes del escándalo, "The Washington Post", con una tirada de 450.000 ejemplares, mantenía una batalla diaria en los quioscos con el "Star". Pero la gran exclusiva y los detalles que se siguieron publicando sobre ella doblaron el número de periódicos, cifras que se mantuvieron hasta 1998. La crisis económica y del papel ha traído como consecuencia que las cifras de circulación volvieran a sus orígenes y que las pérdidas alcanzasen los 150 millones de euros en 2008. El rotativo, como otras grandes cabeceras de prestigio, lucha por salir a flote en medio de la galerna, amenazado por el descenso de ventas y publicidad del papel y con pocas esperanzas de que su edición digital, reforzada por la redacción, vislumbre un mismo tipo de negocio. El "Post" no ha abandonado el rigor en la publicación de las noticias incómodas.

Cuarenta años después, el documental de Redford intenta recuperar las cosas que no se contaron entonces en la película de Pakula, además de algunos de los entresijos del rodaje y del "caso Watergate". La película ayuda, también, a reflexionar sobre el gran periodismo en un momento en que precisamente hace falta. De hecho, hay en ella un canto al oficio que hizo posible la renuncia de aquel presidente paranoico y mentiroso que había convertido la Casa Blanca en una empresa criminal. Como recordarían más tarde Woodward y Bernstein, el "Watergate" fue en realidad mucho peor de lo que ellos mismos pudieron imaginar en los veintiséis meses que duró la investigación. En realidad, "era el resultado de cinco guerras", declaradas por Nixon contra los demócratas, el movimiento pacifista, los medios de comunicación, la historia y la justicia.

"¿Qué fue de los hombres del presidente?", el documental de Discovery, incluye los momentos vividos y material inédito o desconocido. Los extractos de las cintas de la Casa Blanca parecen cuarenta años después incendiarios, reflejando el perfil antisemita y autocompasivo de Nixon. Las entrevistas con Woodward y Bernstein, así como los relatos sobre las principales figuras del "Watergate", son, al tiempo que concisas, absorbentes.

La película nos recuerda la forma en que la crónica de la historia ha ido a menos dramáticamente en los últimos años. Como Bernstein y Woodward sugieren, resulta extremadamente improbable que un asunto de la magnitud de aquel, que movió los cimientos de Washington y agitó la opinión pública, pudiera obtener en dos años de investigación las mismas conclusiones en los nuevos medios. Eso es lo realmente inquietante del futuro.

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine