Guerra Civil ¿española?

"La mula" está protagonizada por dos actores prometedores que no funcionan en el papel

12.05.2013 | 10:19
Guerra Civil ¿española?
Guerra Civil ¿española?

Conociendo al dedillo los problemas de su producción (retrasos, impagos de los productores, secuestros del celuloide), uno se sorprende no tanto por ver "La mula", sino por el proceso que ha sufrido para que llegásemos a verla. Ambientada en la Guerra Civil española, el filme del británico Michael Radford ("El cartero y Pablo Neruda", "1984") sigue los pasos de un soldado español del bando nacional (Mario Casas) a través la contienda, acarreando un caballo con el que ha establecido una especialísima conexión emocional. Al igual que en el texto original de Juan Eslava Galán, las referencias al "Quijote" son múltiples: desde ese escudero (estupendo Secun de la Rosa) hasta la inconsciencia de un caballero que no asume la situación que está viviendo ni, claro, la realidad del amor de su lozana hidalga.
Sorprende, como es lógico, descubrir ahora una película de 2007 protagonizada por dos de los actores más prometedores del panorama español (aunque cada uno lo sea por diferentes motivos). Mario Casas demuestra que no es el intérprete adecuado para ese papel (quizá lo pudiese ser ahora) y difícilmente es capaz de transmitir lo que el personaje le pide, más allá de ese esfuerzo innegable que le ha permitido conseguir cosas tan notables como su rol en "Grupo 7". En cambio, María Valverde, una de las futuras grandes actrices de este país, tiene otro problema: no funciona en el papel que en el reparto se le ha asignado. Por mucho que esta pareja lo sea en la realidad, se vuelve a demostrar que los cánones de la ficción son otros.
Finalmente, "La mula" termina como una producción accidentada que ha acabado en manos de los responsables inadecuados. Radford, un cineasta de mínimos riesgos, repite el esquema y se queda en una realización fría, irregular, poco afortunada. Por otra parte, tampoco se le puede pedir al inglés que entienda el carácter español que requería este metraje: esa personalidad egoísta, pícara y sudorosa que funciona tan bien en tiempos de guerra y que retrató a la perfección Luis García Berlanga en la imprescindible "La vaquilla". Sí, en esa en la que salía Alfredo Landa, como tantas otras en las que salía Alfredo Landa, que ahora está en los cielos.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine