El Centro Dramático ensaya su gloria

La compañía pública desvela sus ensayos acelerando en su homenaje a Roberto Vidal Bolaño

31.03.2013 | 09:20
Xoán Álvarez
Xoán Álvarez

En el Día Mundial del Teatro, el Salón Teatro de Santiago no descansa. Desde antes de las diez de la mañana, cuando aún no ha abierto los párpados el tejido comercial de Compostela, el interior late con el movimiento de técnicos, directores y actores del Centro Dramático Galego. El tiempo corre más deprisa de lo que desean y los días que faltan para el estreno de "Días sen gloria", el 5 de abril, saben a muy poco. Manquiña, Sergio Zearreta, Eva Souto, Felisa Segade y Borja Fernández ya canjean los segundos por la vorágine que engulle al actor que aún se busca en el interior del personaje.

"Estamos justo en la recta final, cuando se acelera el proceso de los ensayos. Ahora lo vivo como si estuviera en la autopista tratando de que no me pasaran los coches. Es ahora cuando llegan los nervios para mí y para todos. Ya es momento de empezar a buscar resultados". Fefa Noia, la directora, no esconde en sus grandes ojos castaños una inquietud interior. Es una desazón que, en mayor o menor magnitud, también fluye en el resto de compañeros aunque el Salón Teatro de Santiago parezca tranquilo a punto de iniciarse el ensayo del día.

No es esta una jornada cualquiera, aunque nadie del equipo brinde por la fecha. La marca la celebración del Día Mundial del Teatro, miércoles día 27 de marzo, aunque la compañía visualice solo el 5 de abril, el estreno de la primera obra del Centro Dramático Galego (CDG) este año y la primera sin coproducciones casi 18 meses después de su antecesora, la "Ópera dos tres reás". Quizás, haya pasado demasiado tiempo, pero la reducción presupuestaria en la compañía pública lo exige.

Mientras Fefa Noia reflexiona sobre el plan del día, los actores leen el guion acompañados del ayudante de dirección, Roi Vidal. Lo hacen en los camerinos con las luces de los espejos encendidas y las del techo apagadas. Solo falta Eva Souto, coprotagonista -junto a Manquiña- de "Días sen gloria".

La joven -a la que le falta un año para finalizar estudios en la Escola Superior Arte Dramática de Galicia, en Vigo- está de espaldas a las butacas, vestida con vaqueros y camiseta. Se encuentra subida al lugar más alto y central del escenario. Desde la primera fila, se le oye repasar el texto. A la petición de la directora, que exige silencio al resto del personal, comienza a interpretar la última escena.

Al acabar, sus ojos denotan acumulación de consejos de la directora: "Con cada idea, acaba. Lo que dices debe despertar algo en ti. ¿Qué recuerdos te trae a ti ese lugar del que hablas? Tienes que moverte y hablar como una chica que decide hacer un viaje, una tarea y que cuando ya lo consigue está totalmente vacía, como una mujer arrasada". Souto vuelve a repetir una y otra vez la escena entera o por partes. Mejora pero confiesa la dificultad. "Necesito encontrar un punto neutro entre las cosas que me pides", señala a Fefa. "Estos son mis primeros grandes ensayos. Los he vivido con vértigo, como si estuviera en una cuerda floja. Sé que tengo un camino por delante porque la cuerda está ahí pero después, no sé qué viene", explica.

Mientras directora y actriz continúan machacando el final, bajo la caja escénica, en los camerinos, los otros cuatro actores de "Días sen gloria" repasan el texto. Manquiña, en el suelo, y Sergio Zearreta, sentado en una silla, se enzarzan en su diálogo. Parece que hay feeling. En un momento, Sergio mete la cabeza bajo la mesa del camerino desde donde continúa actuando; mientras Felisa Segade estira. Para Felisa, es un nuevo trance. La cantante de Leilía reconoce que afronta los ensayos de teatro como algo novedoso e incomparable.

Cuando Manuel Manquiña -que llena el espacio del camerino con la palabra- habla del "viento", por exigencia del guion, Felisa y Sergio soplan, mueven los brazos, mientras Borja toca el banjo con una pierna cruzada sobre otra. Parecen tranquilos, la falsa tranquilidad antes del estreno.

Cuando llega Eva, trae consigo un mensaje: hay que vestirse y subir para ver las dificultades en el cambio del vestuario previo al pase general. Antes, repasan la escena de despedida brutal entre los dos protagonistas de una obra que todos tildan de "difícil", como una autopista con curvas donde no se puede frenar.

Una historia en el Camino de Santiago en la Edad Media - "Días sen gloria" es atemporal aunque Vidal Bolaño la escribiese ubicándola en la alta Edad Media. Sus protagonistas son un gallofo mayor (persona que hacía el Jacobeo para salvar el alma de quien le pagaba), interpretado por Manquiña, y una prostituta joven. Ella, (Eva Souto, en la foto superior) para llevar a cabo una venganza, hace el peligroso Camino de Santiago y lo contrata a él. Él está de vuelta de todo; ella, comenzando. Ambos se enamoran y se hieren, mientras en el Camino se sucede el filo de la muerte y la regeneración.

Noticias relacionadas

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine