Bosch: ´Saber gestionar la incertidumbre y el cambio es vital en la sociedad de hoy´

"Quien no emprende ni arriesga nada no fracasa pero nunca saldrá de su vida ordinaria. Para mí el fracaso es no dar el máximo de ti mismo", dice el empresario y aventurero

14.03.2013 | 07:37
Público asistente al acto sobre la aventura y la vida en el auditorio vigués del Areal. // Jesús de Arcos
Público asistente al acto sobre la aventura y la vida en el auditorio vigués del Areal. // Jesús de Arcos

"Cuando llevas diez días sin apenas poder salir de una pequeña tienda en medio de una tormenta de nieve es fundamental pensar que mañana va a cambiar todo", decía ayer en el Club FARO el aventurero y empresario emprendedor Albert Bosch -refiriéndose a su experiencia en la Antártida- en su charla "La aventura de la vida (un cambio para la evolución personal)". "Al final siempre cambian las cosas y, sea para bien o para mal, es un aprendizaje sobre la incertidumbre. En la vida siempre hay incertidumbre. Saber adaptarse al cambio es un valor importante y más en esta sociedad en la que ya no existe nada estable, ni el trabajo, y los ciudadanos tienen que aprender a reinventarse, a confiar en sí mismos aún en ocupaciones que no preveían".

Bosch, que cruzó la Antártida arrastrando un trineo a lo largo de 67 días, 62 de ellos en solitario, piensa que para sentirnos vivos es más importante declinar el verbo vivir que hablar del sustantivo vida porque el verbo implica acción. "Somos algo más que un pedazo de carne que respira. Es bueno tener objetivos y aspirar a ellos con pasión", dice.

Autor de "Vivir para sentirse vivo" en Ediciones B, comparte su vida entre proyectos de emprendeduría y las aventuras que emprende. "Nunca he sido un buen empresario pero sí una persona con iniciativa que tiene en su currículum fracasos y aciertos. Para mí el fracaso es no dar el máximo de ti mismo para cumplir tu objetivo. Quien no emprende ni arriesga nada no fracasa pero a lo mejor lo que es un fracaso es su vida ordinaria".

La soledad

Fundador de siete empresas, Bosch es un apasionado de los deportes extremos, y ha aprendido a aplicar la experiencia de sus aventuras a la gestión empresarial o a la vida misma. "Caminar 48 días solo por la Antártida, por ejemplo, es un experiencia dura pero insustituible para aprender a ver la vida desde su núcleo, sus raíces; para repensarse a sí mismo", dice.

Afirma Bosch que las aventuras que emprende las meten habitualmente en las páginas de deportes pero no son deportes sino que éstos forman parte de la aventura "que es un proyecto y como todo proyecto obliga a gestionar muchas cosas". Este aventurero asegura que sus experiencias extremas le han enseñado a "saber gestionar los momentos críticos". "Cuando una empresa sufre una situación complicada -valora-, hay que saber por qué es importante conseguir tu objetivo; genera ambición y definirá los límites para planificar la solución".

Sobreponerse a estas situaciones también exige "saber gestionar tu equipo, la ambición de cada uno, las tensiones del equipo y la capacidad de consensuar las decisiones porque los límites de cada uno son distintas...", enumera. Y, más importante, "gestionar la motivación, porque si en una empresa no hay pasión pierdes la competitividad", advierte. "Es mentira eso que de no hay límites, Y cada uno debe saber responder a a pregunta de cuántos límites puede asumir, o sea gestionar bien los límites personales".

Respecto a los riesgos afirma que quien no los acepta no se mueve, no supera las estrechas fronteras de su vida cotidiana "Pero asumirlos -añade- no debe confundirse con la temeridad".

Bosch puso como ejemplo el día en que su compañero de expedición hubo de abandonarla recién empezada y tuvo que decidir volver con él a la civilización o emprender la marcha solo, lo cual no estabe en el proyecto. "¿Y porqué me quedé? -dijo. Pues porque estaba motivado y eso supone conocer los motivos y haberlos interiorizado... Sobre todo me gusta buscar retos que sean una superación, que me permitan conocer mis capacidades, descubrir los propios límites físicos y mentales".

Bosch iba intercalando reflexiones con retazos de aquella experiencia, como cuando celebró solo el fin de año en su tienda. "Sí, colgué del techo de la tienda la tapa de la olla de cocinar, y con un palo de repuesto de la tienda yo mismo piqué las campanadas una a una mientras me comía las uvas. Bueno, en realidad, en vez de uvas, fueron 12 avellanas tostadas, y eso que busqué uvas por todas partes, pero la cosecha de uva en la Antártida no fue demasiado buena este año pasado".

Noticias relacionadas

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine