Crítica musical

Iván Ferreiro y Leiva triunfan como compadres

11.03.2013 | 08:44
Leiva e Iván Ferreiro, en un momento de relax en Vigo. // Marta G. Brea
Leiva e Iván Ferreiro, en un momento de relax en Vigo. // Marta G. Brea

Posiblemente sea comenzar por el tejado una crítica pero hay que enfatizar que la actuación del pasado sábado de Leiva e Iván Ferreiro en Vigo supuso, ante todo, el triunfo de la amistad más clara, transparente y evidente. Feeling, lo llaman los angloparlantes.
El Teatro Novacaixagalicia estaba muy lleno. El músico vigués (y un buen puñado de colegas, Leiva incluido) ya había tocado en la misma plaza a finales de diciembre con éxito de público, y podía temerse un semi vacío en una repetición tan cercana, pero está claro que su naturalidad y su carisma de calle (y de vecindario, claro) gusta en Vigo. Gustan mucho.
Muy puntuales entraron el madrileño y el de Nigrán, sin mediar palabra saludaron, se sentaron, Leiva entre guitarras e Iván ante un teclado, y abrieron con "Me toca tirar". Y ya fue la fiesta. Dos meses largos, sí, pueden ser mucho tiempo cuando quieres a un artista. El ex Pereza terminó saludando con un "Boas noites", Ferreiro, caballo ganador, con un "queridos vecinos".
¿Hemos dicho ganador? Mal. Porque precisamente lo mejor de la noche fue la ausencia de competición. Pese a una puesta en escena de piques mutuos tan continuados como divertidos, entre el aguijón madrileño y la retranca gallega, lo que se veía sobre el escenario ha sido muy buena compenetración, sintonía.
Leiva es mejor cantante aunque como artista le persiguen imágenes demasiado encorsetadas. Ferreiro es un muy buen letrista, un músico más personal y su interpretación es más visceral. Ambos, entregados a un directo casi acústico e íntimo.
Hubo momentos de esos "momentazo", y en general el regocijo se dio con los más conocidos éxitos del ex Piratas, como "Jet Lag" o "Promesas que no valen nada" de Los Piratas.
Y hubo sorpresas, invitados puntuales, versiones (El Último de la Fila, Los Ilegales), sinergia con la audiencia, y sobre todo hubo otro éxito rotundo. Ferreiro y Vigo, sí, tienen feeling.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine