70 años de la poesía filosófica del Principito

En abril se cumplen siete décadas de la edición en Nueva York del cuento de Saint-Exupéry que Casares tradujo al gallego en 1972

17.02.2013 | 00:00
70 años de la poesía filosófica del Principito
70 años de la poesía filosófica del Principito

"El Principito" cumple en abril 70 años. Lo escribió en Nueva York el piloto francés Antoine de Saint-Exupéry al que le gustaba "oír las estrellas". "Son como 500 millones de cascabeles", escribió en esa obra que cumple este año su edición número 20 en gallego de la mano de Galaxia, a partir de la traducción de 1972 de Carlos Casares. "El Principito" no es un cuento para niños, sino filosofía para adultos, a quienes recuerda el verdadero valor de la amistad, del sentido de la responsabilidad con quien se quiere. "No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos", recoge.

El 6 de abril de 1943, hace 70 años, se publicaba en Estados Unidos El principito. Un aviador francés sumido en un oscuro exilio lo firmaba. Era Antoine de Saint-Exupéry. Nadie llegaría a entrevistarlo sobre esta obra. El autor tampoco llegaría a ver en la Tierra el éxito de este cuento poético y filosófico. Siete días después de la publicación, dejaría Nueva York para unirse al grupo 2/33 de las fuerzas francesas libres de la Segunda Guerra Mundial en Algeria para realizar vuelos de reconocimiento sobre los movimientos de las tropas enemigas alemanas y sus títeres.

Con su escuadrilla con base en Córcega, recibe solo autorización para realizar cinco expediciones. Sin embargo, logra realizar ocho. La novena la inicia pero el 31 de julio de 1944 se pierde su rastro.

Hasta marzo de 2008, no se conoce lo acontecido. La primera pista se logra en 1998 cuando un pescador de Marsella encuentra en las redes una chapa metálica con su nombre. Años después, localizan restos de su avión.

Una cadena de televisión, en una entrevista en 2008, consigue que el expiloto Hors Rippert confiese que él fue quien lo abatió, lo que le mortifica porque conocía sus libros. "Si lo hubiera sabido, no habría disparado. No a él", señala.

Saint-Exupéry no vivió el éxito de su cuento, que se ha convertido en la obra en francés más leída y conocida en el mundo y cuya escritura se realizó entre 1941 y 1943 en Nueva York. En dicha ciudad, una placa conmemorativa señala desde el año 2000 el estudio de su amigo Bernard Lamotte, donde el aviador y escritor redactó gran parte de los capítulos de este best-seller. También en la ciudad de los rascacielos, en el museo y biblioteca Pierpont Morgan es donde se encuentra el manuscrito de la obra -en 135 páginas escritas y 35 de los dibujos originales en papel cebolla, con pinceladas de café en manchas, esquemas de los dibujos y frases ilegibles- que solo fue expuesto al público una vez con motivo del 40 aniversario de la obra. No obstante, desde el Museo confirmaron a este diario que lo mostrarán nuevamente en febrero del próximo año, cuando se cumplan los 70 años de la muerte del autor.

No solo estos manuscritos han plasmado el paso de Saint-Exupéry por nuestro planeta. El norteamericano Howard Scherry -que realizó una tesis sobre el libro- asegura que la obra presenta trazas biográficas del autor. "Se puede encontrar más realidad que ficción en este cuento", aseguró al The University of Virginia Magazine. "Es una autobiografía ofrecida con un armazón infantil, con personajes antropomórficos", añade Scherry.

"El pequeño príncipe -prosigue- puede verse como el símbolo de ciertas características de la infancia: fragilidad, frescura, espontaneidad, falta de miedo, entusiasta predisposición para la experiencia frente a la indecisa retirada de la confrontación con la vida (...) Todas estas características son virtudes de la infancia en contraste con los vicios de la madurez. Todas eran cualidades de Saint-Exupéry que gozó de una privilegiada juventud en el cambio de siglo". El Principito también habla de la desdicha de la soledad, de sentirse incomprendido pero supone, sobre todo, un elogio a la amistad y al amor que queda grabado antes de comenzar la narración con la dedicatoria a Léon Werth, escritor y periodista francés, a quien Antoine regaló en 1942, un ejemplar numerado de su libro Piloto de guerra donde le escribió: "Porque es el mejor amigo que tengo sobre la tierra".

Saint-Exupéry - Nació en 1900 y falleció en 1944. Tuvo varios accidentes volando. Uno en Guatemala donde se fracturó el cráneo.

El niño del Principito - Boceto de El Principito en una carta de Antoine a Léon Werth durante la II Guerra Mundial.

Léon Werth - Escritor y periodista antimilitarista francés. Saint-Exupéry le dedicó varios libros. Era su mejor amigo.

Noticias relacionadas

Sociedad y Cultura

El primer cubo de Rubik para personas ciegas // Cabalar
El cubo de Rubik que se siente

El cubo de Rubik que se siente

La ONCE presenta el primer modelo de este juego que se adapta a personas ciegas o con problemas de...

Muere el director de cine Jaime Camino

Muere el director de cine Jaime Camino

El cineasta barcelonés, autor de 'Dragon Rapide', fue un referente en reflejar en el cine la...

Muere Robert Loggia, actor de ´Scarface´ y ´Los Soprano´

Muere Robert Loggia, actor de ´Scarface´ y ´Los Soprano´

El intérprete, nominado al Óscar en 1985 por 'Jagged Edge', ha fallecido en Los Ángeles a los 85...

Más de 300 detenidos en París en la marcha del clima

Antidisturbios dispersaron con gases y cargas a las personas que se manifestaban contra el cambio...

El galgo que predice el Gordo de Navidad 2015

El galgo que predice el Gordo de Navidad 2015

En la protectora de animales "El Refugio" confían mucho en sus animales, y sobre todo en el galgo...

Enlaces recomendados: Oscars | Los Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Faro de Vigo