Se sumó a la "Revolución de los Claveles"

Saramago, defensor de la democracia

El escritor muestra una enorme preocupación por la ética en sus libros

19.10.2009 | 20:53

José de Sousa Saramago nació en 1922 en Azinhaga, Portugal, y ya de pequeño era un amante de la lectura. En la escuela sus resultados eran buenos, pero tuvo que abandonarla, porque sus padres no tenían dinero. Para ayudar a la familia, trabajó durante dos años en una herrería mecánica, mientras se leía cada uno de los libros de la biblioteca pública de su barrio.

En 1947 escribió su primera novela, "Terra de pecado", que no tuvo éxito. Entonces comenzó a colaborar como periodista en Diário de Notícias y después se convirtió en comentarista cultural. Desde 1976 se dedica exclusivamente a su trabajo literario.

Censurado y perseguido

Sufrió censura y persecución durante los años de la dictadura de Salazar y en 1969 se hizo miembro del Partido Comunista Portugués, cuando todavía era clandestino. En 1974 se sumó a la llamada "Revolución de los Claveles", que llevó la democracia a Portugal.

Su primera gran novela fue "Levantado do chão" (1980), un retrato fresco y vívido de las condiciones de vida de los trabajadores de Lavre, en la provincia de Alentejo. Con este libro Saramago consigue encontrar su voz propia, ese estilo inconfundible, límpido y casi poético que lo distingue. En los siguientes años, Saramago publica casi sin descanso.

Se exilia a Lanzarote

La novela "El Evangelio según Jesucristo" (1991) lo catapulta a la fama a causa de una polémica sin precedentes en Portugal, cuando el gobierno veta su presentación al Premio Literario Europeo de ese año, alegando que "ofende a los católicos". Como acto de protesta, Saramago abandona Portugal y se instala en la isla de Lanzarote (Canarias).

En 1995 publica una de sus novelas más conocidas, "Ensayo sobre la ceguera", novela que fue llevada al cine en el 2008 bajo la dirección de Fernando Meirelles. Y en 1998 gana el premio Nobel de literatura, convirtiéndose en el primer escritor de lengua portuguesa en ganar este premio.

El estilo de Saramago siempre muestra una enorme preocupación ética , que se plasma a través de una estética cuidada, de prosa clara. Generalmente escribe en tercera persona, se dirige directamente al lector y crea complicidad con un tono escéptico y amable.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine