Familia

Un matrimonio musulmán desata una polémica al casarse sin vivir juntos

23.04.2009 | 14:35

La reciente legalización del matrimonio musulmán "Misiyar", que rompe la tradición egipcia de casarse para vivir juntos en la misma casa, ha desatado una polémica por temor a que legitime la prostitución y acabe con el concepto de la familia.

Sea por la crisis económica mundial o con el fin de prohibir las relaciones sexuales fuera del matrimonio, la institución "Dar el ifta", máxima autoridad religiosa en Egipto, ha emitido una nueva "fetua" (edicto religioso) para permitir a las parejas casarse sin tener que vivir en la misma casa.

De este modo, el hombre ya no tiene que comprar o alquilar una casa donde casarse, según las tradiciones de la comunidad conservadora egipcia -lo que siempre suponía cargas económicas para el novio-, y la mujer puede seguir viviendo en el hogar de sus padres.

"El Misiyar que cumpla las condiciones de la ley islámica de la Sharía (como tener dos testigos) y que se registre mediante una persona especializada, es legítimo", anunció en un comunicado "Dar el iftá" o la casa de las fetuas.

Sin embargo, una condición que sólo la tiene el Misiyar y no otros matrimonios musulmanes suníes es que la mujer debe renunciar el derecho habitual de tener una casa para vivir con su marido y aceptar que su esposo sólo la visite cuando pueda.

El Misiyar, muy común en los países del Golfo Pérsico, siempre ha sido polémico en Egipto, donde algunos clérigos lo prohibían y otros lo permitían, hasta que el pasado día 16 la casa de las fetuas confirmó que es legal.

Ahora, la nueva fetua ha abierto otro debate entre los hombres religiosos musulmanes que la defienden y los defensores de derechos de la mujer que la consideran un tipo de prostitución.

"Es verdad que el Misiyar no ofrece la estabilidad, la familia y los hijos esperados de cualquier casamiento, pero no debemos prohibir al hombre casarse si la mujer acepta renunciar su derecho de tener una casa para ellos", dijo a Efe Salem Abdel Gelil, viceministro del Ministerio de Waqf, responsable de los asuntos religiosos musulmanes.

Gelil explicó que el Misiyar también se llama "Misfar" o matrimonio para los viajeros.

"Si el hombre viaja mucho, no puede instalarse en ningún país y necesita a un acompañante en el lugar donde se encuentra, puede casarse con un contrato permanente a través del Misiyar en vez de caer en el adulterio y cometer un pecado", añadió Gelil.

Por ejemplo, un egipcio que trabaja en Emiratos Árabes Unidos puede casarse con una emiratí y visitarla cuando pueda sin tener ninguna obligación, según Gelil, para quien este tipo de relaciones es "correcto".

La poligamia está permitida en el islam, aunque sólo para los hombres. El Corán abre la puerta de tener hasta cuatro esposas, siempre y cuando reciban un trato equitativo y puedan ser mantenidas económica por el marido.

Para los defensores de derechos de la mujer, el Misiyar oficializa la prostitución y alimenta el tráfico de mujeres.

"En vez de crear familias, el Misiyar las destruye, convierte al hombre en una maquina de sexo y a la mujer en sólo un cuerpo", señaló a Efe la directora del Centro Egipcio para Derechos de la Mujer, Nehad Abul Qumsán.

La activista denunció que este matrimonio abre la puerta a "la multiplicación de esposas", sobre todo porque no obliga al hombre comprar una casa y asumir sus responsabilidades económicas hacia las familias que él mismo hace.

Además, ahora la crisis económica mundial ayudará todavía más en la propagación del Misiyar, según Qusmán.

"Si antes sufrimos del tráfico de chicas, sobre todo en verano, con los turistas procedentes de los países del Golfo Pérsico, que pagan dinero a las egipcias para un matrimonio temporal, ¿qué vamos a hacer ahora con el Misiyar, que es atemporal?", se preguntó.

Quienes sufrirán más del Misiyar son los niños que nacen de estos casamientos para estar luego sin familias, opinó Qusmán.

En un comunicado del centro de Qusmán, titulado "El matrimonio Misiyar: una humillación al hombre y a la mujer, y un llamamiento al tráfico de mujeres", el grupo pidió que se revise la nueva fetua.

"Pedimos a Dar el Iftá poner normas científicas para sus fetuas y utilizar la experiencia de abogados y sociólogos en analizar las consecuencias sociales de estas interpretaciones humillantes a los hombres, las mujeres y a la religión musulmana", dice la nota.

En respuesta a esto, la casa de las fetuas aseguró en un comunicado que el "Misiyar no viola los derechos humanos sino que muestra la tolerancia de la Sharía, y su capacidad de satisfacer las necesidades del ser humano en las distintas circunstancias y de impedir caerse en el pecado".

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine