crítica

"La sombra del poder", entretenimiento de calidad

16.04.2009 | 17:54

"La sombra del poder" es el segundo largometraje del escocés Kevin Mcdonald, que ha realizado un filme interesante y entretenido, en la estela del mejor cine político de los años setenta y con la garantía de contar con dos actores de la talla de Russell Crowe y Helen Mirren.

Tras la aclamada "El último rey de Escocia" (2006), Mcdonald cambia de continente -África por América- y de década -de los setenta del siglo XX a la actualidad- pero mantiene el interés por los entresijos o, mejor dicho, las corruptelas del poder.


"La sombra del poder", con guiños directos al escándalo Watergate que le costó la presidencia estadounidense a Richard Nixon, cuenta cómo un periodista veterano, Cal McAffrey (Crowe), comienza a investigar lo que parece el asesinato de un raterillo callejero.


En un contexto de crisis económica y de la revolución que Internet ha supuesto para los medios de comunicación, McAffrey hace valer su experiencia e instinto sobre los avances tecnológicos representados por su compañera Della (Rachel McAdams) y empieza a deshacer lo que parece una oscura trama política con el apoyo y presión de su editora (fantástica como siempre, Helen Mirren).


La parte política de la historia la protagoniza un congresista amigo del periodista, Stephen Collins (interpretado de forma bastante plana por Ben Affleck), azote de las compañías de seguridad privada.


Con todos esos elementos, McDonald construye un filme -basado en una miniserie de éxito de la BBC- en el que el espectador va descubriendo las capas que esconden la realidad y lo hace de forma deductiva y no por sorpresas o giros absurdos del guión.


Un esquema inspirado en "Todos los hombres del presidente" (1976), con la que comparte inquietudes periodísticas y de denuncia política, una impecable factura técnica al servicio de la historia, más que de la brillantez, y unos personajes creíbles -a pesar de que están ligeramente estereotipados-, hacen que las más de dos horas de metraje no se hagan pesadas.


No es una gran película pero sí está hecha con solvencia, con un guión que introduce divertidas frases lapidarias y lo suficientemente entretenida para ser muy superior a muchas otras lanzadas con un apabullante marketing.


"La sombra del poder" se estrena este viernes en España y Estados Unidos y a partir de mayo llegará a las pantallas latinoamericanas.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine