SUIZA

La exposición ´Zizi sexuel´, una clase lúdica de educación sexual para niños

03.04.2009 | 20:41

Qué se siente cuando uno se enamora, cómo se hace el amor, de dónde vienen los niños y qué es la pubertad, son algunas de las cuestiones que se explican de forma gráfica y divertida en la exposición "Zizi Sexuel", que acaba de estrenarse en Ginebra.

Destinada a niños de entre 9 y 14 años, esta exposición muestra con paneles y máquinas interactivas las nociones más básicas de las relaciones de pareja y los cambios físicos que se producen a esa edad.

Aunque la exposición ya cosechó un gran éxito en París, donde recibió más de 360.000 visitas, su estreno en Ginebra estuvo precedido por una gran polémica, que fue liderada por la Asociación Rehacer el Colegio, ante la decisión de la mayoría de los centros educativos de la ciudad de organizar visitas escolares al evento.

"Cuando uno ve que las fotografías pornográficas circulan entre los jóvenes, observa algunas formas de vestir o escucha algunas de sus intenciones, se pregunta si esta exposición es oportuna", declaró el presidente de la asociación, Marc Fischer.

Sólo los niños que cuenten con la autorización firmada de los padres asistirán a la exposición, donde el profesor permanecerá cerca para resolver posibles dudas, bien durante el circuito o en la clase destinada a tal efecto, donde los menores podrán merendar y hacer comentarios.

El título de la muestra ya es de por sí elocuente, pues el "zizi" es una forma popular, pero educada, de referirse al órgano genital masculino.

La palabra es muy utilizada en los tebeos de Titeuf, un personaje muy popular entre los menores francófonos, que está en la adolescencia y que se encuentra atraído y a la vez repelido por lo que significa esa etapa.

Las dudas de los más pequeños son también las dudas de Titeuf, que aprende junto con sus amigos y la chica que le gusta cuestiones sobre el amor o cómo es el beso perfecto.

Aunque Titeuf les habla a los menores en su propio idioma y de manera delicada, hay veces en las que las palabras se quedan cortas y hay que entrar en un túnel donde te rodean corazones rosas y te envuelve música romántica para sentir algo parecido al amor.

Deshojar la margarita para saber si te quiere, organizar una cita en el cine, abrazar un corazón para medir tu amor, escuchar los diferentes tipos de beso que existen o componer una poesía para esa persona especial, son algunas de las actividades a través de las cuales los más pequeños pueden adentrarse un poco en ese mundo reservado a los adultos y que comienza a interesarles.

Y es que en la preadolescencia uno ya es consciente de que los niños y las niñas son diferentes, pero aún no se tienen nociones básicas sobre los cambios que están viviendo en su cuerpo.

Para reconciliarles con su físico y ayudarles a comprender esta etapa, la exposición les muestra cosas tales como dónde saldrá más vello, por qué huelen diferente o qué es el acné juvenil.

Rodeada por paneles que impiden la visión desde el exterior, se encuentra la zona "Prohibida para los adultos", donde los preadolescentes podrán revisar sus nociones de anatomía sexual, aunque esta vez de manera más práctica.

Puede que este apartado sea de los más controvertidos, ya que es allí donde los menores podrán aprender qué es una erección o la velocidad con la que se expulsa el semen presionando sobre una bomba de aire instalada en el suelo.

Para cuestiones más teóricas, hay pantallas interactivas en las que se puede preguntar, por ejemplo, "¿qué es la homosexualidad?" y escuchar a través de los cascos que "no es una enfermedad ni un defecto".

El apartado de "Hacer el amor" muestra el cómic en el que Titeuf le cuenta a los amigos en qué consiste este acto, en el que chico y chica se conocen, intiman, se desnudan, se produce la erección y la excitación femenina y posteriormente el coito.

Si algo tiene esta exposición es que no deja de repetir que el acto sexual debe de hacerse siempre cuando uno está preparado y tiene ganas.

"No es necesario estar enamorado, pero cuando se hace estándolo, es increíblemente mejor", explica uno de los paneles.

Y al hacer el amor hay que tomar medidas para no contagiarse de ninguna enfermedad y evitar que la chica se quede embarazada, tal y como explica el último de los apartados de esta exposición donde se habla del condón y la píldora.

También hay máquinas interactivas donde los pequeños podrán aprender el proceso del embarazo desde la fecundación hasta los hábitos que perjudican o benefician al feto.

La exposición "Zizi Sexuel" permanecerá abierta en Ginebra hasta el 28 de junio para mostrarle a los preadolescentes lo que pronto descubrirán por ellos mismos, aunque un poco más en profundidad que como suelen explicarlo los libros de ciencias naturales y de manera más interactiva, visual y lúdica.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine