Ópera

El Liceo estrena una nueva producción de ´El Retablo de Maese Pedro´ de Falla

30.12.2008 | 17:57

El Liceo estrenará el próximo día 3 de enero una nueva producción de la ópera de cámara "El Retablo de Maese Pedro", de Manuel de Falla, con dirección de escena de Enrique Lanz, nieto del colaborador de Falla Hermenegildo Lanz, que intervino en el estreno de la obra en 1923.

El director de escena Enrique Lanz ha confesado hoy: "este estreno es el sueño de mi vida, un anhelo por fin cumplido, estrenar el espectáculo que me ha hecho titiritero, después de tres años trabajando en la producción".

Sin embargo, ha precisado que todos sus espectáculos "han girado entorno al 'Retablo', con continuos juegos de percepciones visuales, con juegos entre la realidad y la fantasía".

Sin ocultar su emoción, Lanz ha asegurado que el espectáculo es "un tributo a una generación de creadores españoles de los años 20", entre ellos a su abuelo Hermenegildo Lanz, "para quien Falla fue muy especial, no solo por su vinculación profesional sino también por la amistad que tenían".

El espectáculo salda asimismo una "deuda moral" que tenía contraída con el compositor, pues "la intervención de Falla fue decisiva" para salvar a su abuelo de la muerte en el inicio de la Guerra Civil española.

El director de escena no puede olvidar tampoco que "ese Retablo es, además, la primera referencia literaria en castellano en la que se menciona el arte de los títeres".

Lanz ha explicado que dadas las dimensiones del Liceo y del Teatro Real de Madrid, donde se representará a partir del día 16 de enero, ha optado por "unos títeres de dimensiones monumentales, con un Quijote, el personaje más grande, de casi nueve metros de altura".

En el espectáculo se fusionan el Barroco, a través de la iconografía de las pinturas de Velázquez, con el Románico y la estética medieval.

En el juego de perspectivas visuales, Lanz utiliza dos niveles de títeres: "unos gigantes, que simulan ser estatuas de bronce barrocas que representan al Quijote, Trujaman y Maese Pedro, los tres personajes con voz y protagonistas, y a los espectadores que estaban en la venta; y por otro lado, los títeres del teatrillo, que son más pequeños, con dimensiones de entre dos y cuatro metros".

El director musical de la producción, Josep Vicent, ha reclamado a los responsable de la política cultural a que den a conocer en todo el mundo a creadores españoles tan poco conocidos como Manuel de Falla, "con obras como 'La vida breve' o el propio 'Retablo', que deberían ser más habituales en los teatros del mundo".

Para Vicent, "El Retablo de Maese Pedro" es "una obra de una modernidad impresionante, en la que se distingue a un Falla relacionado con los movimientos de la época, una pieza tan moderna que ni siquiera parece Falla, sino una obra compuesta hace un año".

El director musical considera que el gran acierto de esta producción ha sido "la manera en que se ha conseguido integrar la música y la escena, la realidad y el sueño".

La ayudante de dirección de escena, Yanisbel Martínez, ha comentado que a modo de introducción de "El Retablo de Maese Pedro", se interpreta el Concierto para clave y cinco instrumentos del mismo Falla, que "sirve para ver como Maese Pedro prepara la escena del teatrillo".

Aunque su estreno oficial fue en 1923, "El Retablo de Maese Pedro" no se estrenó en España hasta 1958, en el Liceo, en el que fue debut de Josep Carreras en el papel de Trujamán.

El gran reto para los diez manipuladores de las marionetas, ha señalado Martínez, es que "deben manejar títeres de grandes dimensiones y que tienen que parecer ligeras y pequeñas en sus movimientos".

"El retablo de Maese Pedro" nace de los capítulos XXV y XXVI de la Segunda Parte del Quijote, de Miguel de Cervantes, y Falla consigue captar en una ópera breve el espíritu de la obra cervantina: en una venta manchega Don Quijote asiste a una representación de títeres, guiada por Maese Pedro, donde los personajes Don Gayferos, Don Roldán, el emperador Carlo Magno, la hermosa Melisendra y el rey Marsilio protagonizan una historia caballeresca.

La obra, que hacía 47 años que no se montaba en el Liceo, es una coproducción a siete bandas, con la implicación del teatro barcelonés, el Real de Madrid, el Calderón de Valladolid, la Ópera de Oviedo, el Teatro de la Maestranza de Sevilla, la Compañía Etcétera y la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine