Jean Grondin/filósofo

"La vida tiene sentido, saborearla"

23.12.2008 | 17:23

El filósofo canadiense Jean Grondin, uno de los más importantes de su país, profesor de la Universidad de Montreal, ha visitado España con su mensaje de optimismo vital: "la vida tiene sentido" si logramos abrirlo y abrir los sentidos a la vida, "para poder apreciarla y saborearla".

"El sentido no es algo que haya que inventar o construir, pues ya está de antemano y nos viene como apreciación reflexionada de las cosas", sostiene en un correcto español, su cuarta lengua, este filósofo, escritor y traductor, de 53 años, que estuvo la semana pasada en Madrid y en el País Vasco para hablar de "El sentido de la vida".


"Para mí ese sentido consiste, en primer lugar, en la capacidad de abrir el sentido propio de la vida y abrir nuestros sentidos a la vida", ha declarado a Efe.


"El sinsentido está por supuesto, pero hay que hacer algo con él, hay que transformarlo como lo hace cada vida", y "si es sabia una célula que combate al enemigo para sobrevivir, también ante un diagnóstico de cáncer es posible confiar en la curación", explicó en una entrevista telefónica, poco antes de regresar a Canadá.


Francófono de Québec, Grondin estudió en Heidelberg y Tubinga (Alemania) y en la actualidad dirige investigaciones sobre la historia de la metafísica y la hermenéutica, en la línea de su maestro, Hans-Georg Gadamer.


El sentido del que él habla está ya en la cosas, como se habla por ejemplo "del sentido del viento, de un grito, de una música o de una corriente que te lleva consigo", según sus palabras. "El sentido está en lo que sientes" y "permite a las cosas ser lo que son". Así, "la vida humana no es sólo una pasión inútil", indica frente a la famosa expresión de Jean-Paul Sartre.


Albert Einstein ya dijo que "lo único incomprensible es que el mundo sea comprensible", frase que recoge Grondin tratando de expresar este particular "sentido" que él da al término: "Si la aspiración al sentido está en la vida, podemos suponer que en la vida humana está también".


La búsqueda de una justicia universal, de la fraternidad o el sentido de la dignidad humana, aspiraciones que se remontan a la tradición religiosa, reaparecen ahora, para este filósofo, en la "expectativa" que él mantiene abierta de que nuestra experiencia del mundo y de la verdad sea "algo más que una mera invención de nuestra cultura".


Grondin no cree que el sentido sea un fruto del lenguaje creador, ya que "la capacidad de sentir las cosas o presentirlas -como los animales que huyen de un terremoto- es sensitiva, y ese sentido que está de antemano lo podemos aprehender", indica.


Procedente de una tierra de emigración y cosmopolita, en la que conviven multitud de culturas, el filósofo vino a España invitado por las universidades Complutense de Madrid y Deusto (Bilbao) en cuyas sedes disertó la semana pasada.


Su visita ha coincidido también con el lanzamiento de su libro "¿Qué es la hermenéutica?", por el sello Herder, que edita su obra en español, "Introducción a Gadamer", "Del sentido de la vida" o "Introducción a la metafísica", entre sus títulos más recientes.


En esta primera vez que recala en el País Vasco, Grondin visitó el museo Guggenheim, obra de su paisano Frank Ghery, y participó en debates con otros filósofos.


La hermenéutica es, para Grondin, la capacidad de encontrar el sentido de las cosas. "La ciencia nos ayuda muchísimo a entenderlo -reconoce-, pero sólo trata lo verificable, lo que admite solución, y no alcanza los enigmas que nos mueven a cada uno en particular, preguntas sobre la felicidad, la esperanza o el sentido, puesto que "en cada ser humano hay un filósofo".


"Si la filosofía tiene un sentido, es contribuir a desarrollar el sentido de nuestra vida, ayudar a suponerlo", considera este pensador universal "en minúsculas", un clásico respetuoso de la tradición que, según el catedrático de Deusto Andrés Ortiz-Osés, ha tenido la valentía de plantear, en estos momentos de pesimismo, una cuestión eterna que se había olvidado".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine