una ópera de Verdi

El Liceo de Barcelona acoge a un Simon Boccanegra despojado de artificios

19.12.2008 | 17:03
José Luis Gómez, director de escena (i), y Paolo Garigmani, director musical (d) de la nueva producción de la ópera "Simon Boccanegra", de Verdi, que se estrenará el 3 de enero en el Liceo durante la presentación en le Gran Teatre del Liceu de Barcelona.
José Luis Gómez, director de escena (i), y Paolo Garigmani, director musical (d) de la nueva producción de la ópera "Simon Boccanegra", de Verdi, que se estrenará el 3 de enero en el Liceo durante la presentación en le Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

El director teatral José Luis Gómez debuta en una ópera en España como director de escena con una nueva producción de la obra "Simon Boccanegra", de Verdi, que se estrena el próximo día 23 en el Liceo y a la que, según ha explicado hoy, ha despojado de todo artificio.

En la presentación de la ópera, Gómez ha dicho que "después de haber visto muchos montajes de 'Simon Boccanegra', decidí que pondría el acento en el republicanismo de Verdi que hay en esta obra", una cuestión, ha asegurado, que prácticamente ninguna producción había subrayado.

A partir de esa premisa, el director de escena decidió presentar un vestuario cronológico para los personajes principales, que va desde finales del siglo XVIII, con la Revolución Francesa, hasta mediados del XX.

"Se trata de personajes arquetípicos: el político ejemplar, el enemigo, el traidor, la hija abandonada, y esas tipologías se sitúan como si fueran figuras en un paisaje determinado".

Ha confesado que ha tenido "miedo" a la hora de afrontar esta producción, "porque no soy un hombre de ópera", y por ello se ha apoyado bastante en el director musical, Paolo Carignani, y en el responsable de la escenografía, Carl Fillion.

Fillion ha revelado que han optado por "un dispositivo escenográfico único, que se va transformando a lo largo de la ópera, para intentar centrar la atención del público en los personajes, más que en el decorado".

El corazón de la escenografía, añade Fillion, es Simon Boccanegra, "su estado de ánimo, su alma".

Al respecto, Gómez indica que es "una escenografía que crea espacio; despojada de todo artificio, pero eso no quiere decir que sea minimalista".

Para Alejandro Andújar, responsable del vestuario, "el mayor reto que teníamos era que esa evolución del traje, desde la Revolución Francesa hasta mediados del siglo XX, no se percibiera de forma abrupta".

Gómez, que anteriormente sólo había dirigido la escena de otra ópera, una "Carmen" en La Bastilla de París, ha rechazado en los últimos años otras ofertas y sólo aceptó la del Liceo, "por la insistencia de su director artístico, Joan Matabosch".

El también fundador y director del Teatro de la Abadía de Madrid no ha descartado seguir trabajando para la ópera en el futuro, "aunque siempre depende de la organización del tiempo, pues no quiero dejar de ser actor de teatro y cine, y de dirigir un teatro".

En opinión de Gómez, "frente al actor teatral, el cantante (lírico) tiene un desafío monstruoso, terrible, pues la actuación en la ópera está más allá de la psicología del personaje".

Sin embargo, el director de escena percibe que "en las partituras físicas sí hay un algo, que algunos llaman 'gesto básico', y yo he intentado experimentar con los cantantes para obtener ese 'gesto básico".

Siguiendo con esa comparación entre ópera y teatro, Gómez piensa que "un cantante tiene algo más que un actor: su relación del cuerpo con el espacio".

Todas estas limitaciones no representan, a su juicio, un problema: "estoy acostumbrado a trabajar con constricciones, en el teatro, y ya no digamos en el cine, donde estás sujeto a un tiempo limitado y unos resultados".

Preguntado por algunos excesos que personas procedentes del teatro han llevado a la escenografía operística, Gómez ha reconocido que a veces se ha producido "una violencia exegética sobre el material (original), una sobreinterpretación" y ha señalado que "siempre es susceptible de ser explorada la irradiación que emana de las obras, que van más allá de su literalidad".

 
Enlaces recomendados: Premios Cine