Cine

José García: ´Un reto es decir un texto muy complicado a una cerda de 300 kilos´

10.12.2008 | 14:26

Declararse a una cerda de 300 kilos con un sofisticado y complicado recitado, "una mezcla entre Shakespeare y Molière", y esquivar sus mordiscos. Eso es un reto, según el actor José García, que interpreta en la última película de Jean Jacques Annaud a su protagonista, Minor, el hombre-cerdo que se convierte en rey.

"Es un papel único. No creo que haya muchos actores que aceptaran hacer lo que yo he hecho. Cuando leí el guión no sabía si acabaría aplastado por la cerda, desnucado por una caída de un árbol o empalado por el sátiro", rememora con humor en una entrevista con Efe el actor tras la presentación de "Su majestad Minor", que se estrena en España el próximo viernes.

García es Minor, un hombre-cerdo, huérfano y mudo, que pasa sus días en una piara en compañía de la cerda Mauricette. Tras caerse de un árbol se convierte en un elocuente sabio, al que los vecinos no tardan en entronizar.

Nunca se hubiera embarcado en la película, que se rodó durante casi tres meses en Alicante, si no hubiera sido a las órdenes de un director de la experiencia de Annaud, "porque para sacarla adelante se necesitaba una experiencia bárbara. Cualquier otro habría hecho algo falso, de serie B".

Desde los animales, al decorado, pasando por la ropa o las pelucas, todo estaba hecho a mano y respetando al máximo las indicaciones de época, según García, un hispano-francés que ha protagonizado en los últimos diez años 45 películas, entre ellas "Gal" o "Jet set".

A pesar del reto físico, García no pudo hacer más por su preparación que echarse ácido en la planta de los pies para endurecerlas y evitar en todo lo posible cualquier mínima herida, porque trabajaron cronológicamente y él tenía que estar cada día listo para rodar, "sin vendajes, ni tiritas, ni nada".

"Annaud me advirtió que cuando trabajas con animales -ellos lo hicieron con cerdos, lobos y caballos- lo suyo es lo primero porque no hay forma de obligarles a nada, así que cuando compartía escena, siempre estaban mejor que yo en plano", recuerda riéndose.

El actor pasó "mucho miedo" sobre todo en la primera escena.

"Estábamos en una choza metidos quince cerdos, el equipo técnico y yo. Los animales llevaban dos días sin comer y tenían que salir corriendo conmigo, que andaba a cuatro patas, llegar a los comederos y ponerme allí a engullir con ellos una zanahoria que me habían preparado especialmente".

Hicieron un pequeño ensayo, la cerda empujó a un operador y fue "como si le hubiera atropellado un coche", así que cuando Annaud gritó acción, salió como "alma que lleva al diablo", quitó a un cerdo, echó a otro, empujó a Mauricette y cuando se iba a meter la zanahoria en la boca un cochinillo se meó en ella.

"Estuve dos días pensando que me había intoxicado, pero parece que lo superé", dice aliviado el actor que pasó terror cuando la cerda le intentó morder y casi le deja sin cara.

"Cuando vi la película me di cuenta de los peligros que corrí, porque mientras estaba rodando todo era una aventura muy bien preparada por Annaud", resume el actor, que en abril de 2009 protagonizará una coproducción hispano-francesa que va a dirigir Santiago Segura.

Noticias relacionadas

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine