cine europeo

La EFA, una academia nacida a la sombra de Hollywood rumbo a la emancipación

05.12.2008 | 17:19

La Academia del Cine Europeo (EFA) entrega mañana en Copenhague sus premios anuales, que llegan a su vigésimo-primera edición institucionalizados como máximos galardones continentales.

Copenhague se unirá a la ronda de ciudades europeas que han acogido las ceremonias de entrega de los premios de la EFA, con sede en Berlín pero vocación rotatoria en lo que se refiere a su gran gala anual.

Fundada en 1989, con Ingmar Bergman (1918-2007) como presidente y un grupo de 40 cineastas europeos tras su estela, la EFA se perfiló desde el primer momento como una alternativa continental a los Oscar de Hollywood consagrada al cine de autor.

"Con los años nos hemos desprendido un poco de los complejos de entonces. No necesitamos marcar diferencias. De hecho, ni siquiera la Academia necesita padrinos. Anda sola", comentó a EFE Wim Wenders, su presidente actual, en un acto en Berlín.

El realizador alemán, quien estrenó estos días en Alemania su última película, "The Palermo Shooting", se considera a sí mismo un ejemplo del cine europeo emancipado de complejos de territorialidad, como ha demostrado trabajando en otros continentes.

De los 500 miembros con que fue fundada la EFA, ha pasado a los 1.800 actuales, procedentes de una treintena de países y de cuyos votos depende el reparto de galardones.

La Academia fue oficialmente fundada en 1989, pero la primera edición de los premios fue un año antes, en 1988, con "Krotki film o zabijaniu", del polaco Krzysztof Kieslowski, como ganadora del premio al mejor film europeo.

Llamados en sus primeros años "Felix", en clarísima alusión a los Oscar, los galardones posteriormente cambiaron a la escueta denominación de Premios de Cine Europeo.

Bajo uno u otro nombre se han repartido desde entonces más o menos equilibradamente entre los distintos países europeos, sean cinematografías potentes o emergentes.

En la lista de los que repitieron como galardonados con el máximo premio están el británico Ken Loach -"Riff Raff", en 1991, y "Land and Freedom", en 1995-; el español Pedro Almodóvar -"Todo sobre mi madre", en 1999, y "Hable con ella", en 2002- y el danés Lars von Trier -"Breaking the Waves", en 1996, y "Dancer in the Dark", en 2000.

La EFA fue algo despiadada con el cine alemán, al que no concedió el premio mayor hasta que llegó "Good Bye, Lenin", de Wolfgang Becker, en 2003. Tras ese algo tardío despegue, la Academia berlinesa repitió en 2006, con "Das Leben der Anderen", de Florian Henckel von Donnersmarck.

La última premiada como mejor film del año fue la rumana "4 luni, 3 saptamani si 2 zile!", de Cristian Mungiu.

Copenhague se estrenará mañana como anfitriona de la ceremonia, que en ediciones anteriores se celebró en Berlín, París, Londres, Roma, Barcelona y Varsovia.

Noticias relacionadas

 
Enlaces recomendados: Premios Cine