ESTRENO

´Corazones rebeldes´: ancianos que encaran la muerte cantando rock

28.11.2008 | 16:57

Un coro formado por ancianos de hasta 93 años que han decidido acabar sus días cantando canciones de James Brown, The Clash, Sonic Youth o Coldplay protagonizan "Corazones rebeldes", una conmovedora película que llega a España después de haberse convertido en el segundo documental más visto en el mundo en 2008.

"Corazones rebeldes", que se estrena en España el próximo 5 de diciembre, es el primer largometraje del británico Stephen Walker, director de más de veinte películas de televisión que, tras ver una actuación en Londres de este peculiar coro llamado "Young at heart", formado por ancianos de entre 75 y 93 años residentes en Northamptin, un pueblecito de Massachusetts, decidió contar su historia para la gran pantalla.

"Son una inspiración, están al final de sus vidas y han decidido vivir cada segundo, hasta el final, cantando. Pensamos en la vejez como algo horrible, cuando sólo el hecho de llegar vivos a esa edad es un éxito", ha dicho hoy en Madrid Stephen Walker, quien no olvida la nueva dimensión que cobró la canción "Should I stay or should I go" ("Debo quedarme o debo irme"), el éxito de The Clash, en la voz de Eileen Hall, una nonagenaria componente de "Young at heart".

En marzo de 2006 Stephen Walker se marchó a Northamptin para rodar su documental mientras el coro preparaba un nuevo espectáculo, dirigido por Bob Cilman, un "viejo hippie" que se educó con una abuela anarquista y aficionada a la lucha libre y que a los 29 años encontró trabajo sirviendo comidas en una residencia de ancianos.

Ninguno de los miembros que iniciaron el coro vive ahora -Bob Cilman ha estado en 79 funerales de sus cantantes-, pero su espíritu sobrevive en una formación que ha cambiado su repertorio por temas célebres del rock o, incluso, del punk y que ha encontrado un éxito que les ha llevado a actuar por todo Estados Unidos e incluso a hacer giras por Europa.

Su éxito se ha multiplicado con este documental, que ha permanecido seis meses en la cartelera estadounidense -todo un récord en estos tiempos-, hasta el punto de que "hay gente que ha vendido sus casas en Colorado o Arizona para mudarse a Northamptin con la esperanza de entrar en este coro", ha contado el director.

Y es que verles actuar en directo o acercarse a su experiencia vital a través del documental es toda una experiencia: "Jamás volveré a quejarme de ser vieja", dice en la película una mujer tras asistir a un concierto del coro, que durante el rodaje de la película perdió a dos de sus miembros -una tercera, la mujer que cantaba el éxito de The Clash, falleció antes de su estreno-.

Son dos muertes que sacuden a la banda y que el documental recoge "porque es parte de la realidad", explica el autor de esta cinta que muestra "el poder transformador de la música" para gente como Fred Knitte, un octogenario que respira con una bombona portátil de oxígeno y que ofrece una vibrante interpretación de "Fix you", de Coldplay.

Junto a escenas de los ensayos, de sus vidas o entrevistas en las que, por ejemplo, uno de ellos revela que el sexo se disfruta más cuanto mayor se es -"se tarda más y te diviertes más", explica-, el documental intercala videoclips con algunos de los temas de este coro de "mayores portándose mal", tal y como se anuncia esta banda de ancianos que, al final de sus días, se engancha a aquello de que "el rock nunca muere".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine