Investigación

Salud Pública ensaya una vacuna contra la gripe aviar y un yogur anticaries

25.11.2008 | 18:09

Ensayos clínicos sobre las vacunas del meningococo B y la gripe aviar y el desarrollo de una vacuna y un yogur contra las caries, son algunas de las líneas de investigación que lleva a cabo el nuevo Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP), que hoy ha abierto sus puertas en Valencia.

El president de la Generalitat, Francisco Camps, ha inaugurado el centro, que ocupa una superficie de 18.500 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, y cuya construcción ha contado con una inversión de 31,6 millones de euros.

Francisco Camps ha destacado que este centro, que está al "servicio de la salud, la tranquilidad y el bienestar de las personas", es un referente de la "modernidad" y tiene un "sentido colectivo y una apuesta social".

El CSISP, situado en la Avenida de Cataluña, contará con más de sesenta investigadores el primer año de funcionamiento y sus áreas de investigación serán la genómica, la epidemiología molecular, ambiente y salud, desigualdades en salud, enfermedades raras y farmacoepidemiología.

Las principales líneas de trabajo que se realizarán son ensayos clínicos sobre la vacuna del meningococo B, la secuenciación del genoma de la Legionella, la definición de marcadores ambientales en la población infantil de la Comunitat Valenciana o proyectos de investigación de los factores de riesgo de la osteoporosis.

El investigador Alejandro Mira es el responsable del desarrollo de una vacuna contra la caries, un problema que afecta al 90 por ciento de la población, y para la que ya se disponen de varias dianas, aunque estima que las pruebas clínicas en humanos no se podrán realizar hasta dentro de diez años.

"Produciría una inmunidad permanente y no sería administrada con una inyección, sino que un spray sobre la boca o en la nariz sería suficiente para que saliva produzca los anticuerpos contra las bacterias de las caries", ha señalado Mira.

También desarrolla una segunda vía de investigación que consiste en aislar un tipo de bacterias que crecen en la boca de personas que no han tenido nunca caries, un diez por ciento de la población, con el objetivo de crear un yogur anticaries o probiótico.

Según Mira, esta segunda investigación está más avanzada, porque en "pocos años" ya estará sintetizado el inhibidor contra el desarrollo de las bacterias que producen las caries, y ya se han puesto en contacto con ellos varias empresas interesadas en invertir en la misma para patentarla.

El jefe del área de vacunas, Javier Díez, ha explicado que el CSISP ha sido el pionero a nivel mundial en el desarrollo de la vacuna contra la gripe aviar en niños, vacuna que sería aplicada en el caso de se produjera una pandemia.

Según Díez, los niños son "extraordinariamente susceptibles" al virus de la gripe y son además transmisores, por lo que es "fundamental protegerlos en una situación de pandemia" para bloquear la transmisión del virus.

El Centro también va a empezar en breve otro ensayo clínico frente al meningoco B, enfermedad infecciosa para la que en la actualidad no hay vacuna y la que más niños mata en España, una media de cincuenta al año, ya que se trata de una dolencia fulminante "y en doce horas pasas de estar fenomenal a morirte".

"Si todos los estudios funcionan y se sabe que todo va bien posiblemente en 2011 podría estar la vacuna, pero primero hay que demostrar que verdaderamente protege frente al meningococo B, porque es una vacuna compleja y requiere mucho desarrollo clínico", ha explicado.

El CSISP coordina el estudio en España, donde participarán 600 niños menores de dos años, según Díez, quien ha destacado que el desarrollo de esta vacuna "es lo más prioritario en estos momentos para toda Europa".

Actualmente hay vacunas contra el meningoco C, y se esta desarrollando otra vacuna tetravalente, que incluye meningoco A, C, W e Y, aunque "no interesa tanto" en España, donde hay más casos del C y "muy pocos" de los meningococos A, W e Y.

El CSISP cuenta además con un Biobanco único a nivel nacional, con previsiones de tener cien congeladores con 4.300.000 de muestras dentro de seis años, y del que se van a nutrir todos los grupos de investigación del resto del centro.

Además, el laboratorio de Salud Pública analiza al año más de 15.000 muestras de agua, alimentos y contaminación atmosférica de la Comunitat Valenciana, y participa en programas europeos de control de vigilancia de algunos contaminantes o residuos.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine