EDUCACIÓN

El fracaso de los Gobiernos deja a ´millones de niños en la pobreza´

25.11.2008 | 18:12

Millones de niños están "condenados a vivir en la pobreza" por el fracaso de los gobiernos en la lucha contra las desigualdades en la educación, pese a que prometieron que las superarán en 2015, según un informe divulgado hoy por la UNESCO.

A menos de siete años de la meta, el documento subraya que el acceso a la educación depende aún de "inaceptables desigualdades" fundadas en la renta, el sexo, la etnia o el lugar de residencia, lo que en 2006 se traducía en 75 millones de niños -un 55% niñas- sin escolarizar y en 776 millones de adultos -dos tercios mujeres- analfabetos.

Así lo indica el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2009, presentado hoy simultáneamente en Ginebra y Santiago de Chile y publicado en París.

Si persiste la tendencia actual, los expertos estiman que en 2015 habrá al menos 30 millones de niños sin escolarizar, a falta de datos para ciertos países en conflicto, y 700 millones de adultos iletrados.

La "indiferencia política", unas estrategias educativas "poco enérgicas" y "el fracaso de los donantes" son los responsables de esta situación.

Entre otros "derroteros inquietantes", el documento cita los 30.000 millones de dólares que faltan aún para cumplir con los objetivos de la Educación para Todos (EPT), del incremento de 50.000 millones de dólares prometido en 2005 por los donantes.

El informe, titulado "Superar la desigualdad: por qué es importante la gobernanza" concluye que la EPT en 2015 no se logrará sin enderezar urgentemente la situación.

Al comentar sus conclusiones en el informe, el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, resaltó la necesidad de actuar "con un mayor sentido de la urgencia".

El informe recalca que hace ya ocho años más de 160 países prometieron en Dakar hacer lo necesario para que en 2015 todo el mundo, incluidas las mujeres y niñas más pobres del globo, tuviesen acceso, desde la edad preescolar, a una educación de calidad.

Por ello subrayan que un Gobierno que diga querer impulsar la EPT, en su país o con su ayuda exterior, debe dar prioridad "a la equidad y la justicia social".

Se trata de evitar, por ejemplo, que uno de cada tres niños -193 millones en total (el 40 % en Asia Meridional)- lleguen a la escuela con problemas de desarrollo cerebral debidos a la malnutrición.

El informe revela, asimismo, que en Brasil, Indonesia y Túnez, el 60 % o más del alumnado se sitúa en el nivel más bajo de algunas evaluaciones internacionales del aprovechamiento escolar.

Del lado de los progresos alcanzados después de Dakar, el informe resalta el aumento del índice de escolarización en los países en desarrollo, que pasó en África subsahariana del 54 por ciento en 1999 al 70 por ciento en 2006, y en el sureste y oeste asiático del 75 por ciento al 86 por ciento.

América Latina, donde la mayoría de países lograron ya universalizar la enseñanza primaria, y están en expansión la preescolar, secundaria y superior, ofrece el "ejemplo alentador" de los programas impulsados en Ecuador, Brasil y México "de transferencia de dinero en efectivo" a las familias más pobres.

El informe subraya que el programa mexicano, "Oportunidades", inspiró en 2007 programas similares en ciertos barrios de Nueva York.

Otros modelos aplicables para salvar la principal barrera contra la EPT, las desigualdades, vienen de Etiopía, Tanzania, Bangladesh y Nepal, por sus "inesperados" y enormes progresos, resalta.

Hecho el diagnóstico, la estrategia para afrontar el reto mundial educativo es también muy clara para los autores del informe: actuar cuanto antes, pero en la buena dirección, pues aumentar el presupuesto educativo o la ayuda exterior a la EPT no será efectivo si no se destina a los grupos más vulnerables y desfavorecidos.

Denuncia, al respecto, el "desvío de presupuestos" otorgados en ayuda a la educación a países de rentas bajas, por parte de Japón, que solo dedica el 17 por ciento a la educación de base.

Pero especialmente critica a Alemania (7 por ciento) y Francia (12 por ciento), que adjudican el grueso de esos fondos destinados a la ayuda a la educación en países con menos ingresos a estudiantes extranjeros formados en sus propias universidades, con lo que parte de los fondos revierten a esos países más desarrollados.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine