Arte

La abstracción monumental de Gerardo Rueda toma el centro de Valladolid

25.11.2008 | 15:36
Una de las esculturas que forman parte de la exposición del artista valenciano Gerardo Rueda que se inaugurará esta tarde en Valladolid, y que muestra las obras en el centro de la ciudad.
Una de las esculturas que forman parte de la exposición del artista valenciano Gerardo Rueda que se inaugurará esta tarde en Valladolid, y que muestra las obras en el centro de la ciudad.

Las inmediaciones de la céntrica plaza Zorrilla de Valladolid se han convertido en museo por la instalación de cinco esculturas de grandes dimensiones del artista madrileño Gerardo Rueda (1926-1996), en las que la abstracción monumental se convierte en común denominador de las piezas.

Los ciudadanos ya pueden contemplar las esculturas, que rondan los tres metros de altura, aunque su esplendor se apreciará una vez que la iluminación artística acentúe sus vértices y recovecos, tras la inauguración oficial, que se producirá a las siete de la tarde.

Las piezas proceden de los fondos del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM), que en colaboración con la Fundación Gerardo Rueda y Caja Duero ya ofreció esta colección a los ciudadanos de Valencia y Oporto durante el pasado 2007, mientras que en Madrid podrán contemplarse en febrero, después de que se clausure en Valladolid el 25 de enero.

"Polar II", "Almagro amarilla", "Moderno", "Protagonista" y una obra sin título componen esta exposición de Rueda, con la que los organizadores pretenden acercar al público vallisoletano esta muestra de arte monumental y crear una especie de "zona dedicada al ocio urbano".

Rueda se especializó en las composiciones abstractas y los collages, sin mantenerse dentro de las corrientes dominantes del informalismo y la abstracción geométrica, y creó junto a Fernando Zóbel y Gustavo Torner el denominado Grupo de Cuenca, de donde salió el Museo de Arte Abstracto Español, inaugurado en 1966 en la capital castellanomanchega.

La obra que le dio a conocer en los círculos artísticos fue el "Collage con cajas de cerillas" que firmó en 1965, pero el año 1991 le trajo dos de sus trabajos más recordados: la ejecución de las vidrieras de la catedral de Cuenca y la adjudicación del diseño de las puertas de entrada al Pabellón de España en la Exposición Universal de Sevilla.

Después le llegó el momento de ingresar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en 1996, el año de su muerte, se despidió con su última antología "Trayectos 1946-1995".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine