Entrevista

Marina Batcheva, de la beneficencia a empresaria hostelera en Pamplona

21.11.2008 | 15:43
Marina Batcheva decidió con 28 años salir de Rusia para conocer Europa, tuvo que recurrir a la beneficencia para subsistir en Madrid, pero diez años después piensa que en Pamplona ha encontrado su lugar como empresaria de hostelería, aunque el camino no ha sido fácil. De hecho recuerda que a la beneficencia le debe la primera ayuda cuando al llegar a España le ofrecieron trabajar en la prostitución y desde entonces y hasta hace tres años se ha ganado la vida como empleada de hogar, en cocinas o de camarera, mientras que por libre o en la Universidad Pública de Navarra aprendía español. EFE/Iván Aguinaga
Marina Batcheva decidió con 28 años salir de Rusia para conocer Europa, tuvo que recurrir a la beneficencia para subsistir en Madrid, pero diez años después piensa que en Pamplona ha encontrado su lugar como empresaria de hostelería, aunque el camino no ha sido fácil. De hecho recuerda que a la beneficencia le debe la primera ayuda cuando al llegar a España le ofrecieron trabajar en la prostitución y desde entonces y hasta hace tres años se ha ganado la vida como empleada de hogar, en cocinas o de camarera, mientras que por libre o en la Universidad Pública de Navarra aprendía español. EFE/Iván Aguinaga

Marina Batcheva decidió con 28 años salir de Rusia para conocer Europa, tuvo que recurrir a la beneficencia para subsistir en Madrid, pero diez años después piensa que en Pamplona ha encontrado su lugar como empresaria de hostelería, aunque el camino no ha sido fácil.

De hecho recuerda que a la beneficencia le debe la primera ayuda cuando al llegar a España le ofrecieron trabajar en la prostitución y desde entonces y hasta hace tres años se ha ganado la vida como empleada de hogar, en cocinas o de camarera, mientras que por libre o en la Universidad Pública de Navarra aprendía español.

Pregunta.- ¿Por que decidió venir a España?

Respuesta.- En Rusia vivía bien, pero quise conocer Europa. Me prometieron un trabajo en España y decidí venir aunque no sabía ni una palabra del idioma.

P.- ¿Y qué tal le fue?

R.- Estuve cerca de una depresión. Un autobús lleno salió de un pueblo cerca de Moscú y tardamos ocho días en llegar. Había pagado 2.000 dólares de 1998 y cuando por fin estábamos en Madrid a los chicos les ofrecieron puestos de peón en la construcción y a nosotras nos dijeron que podíamos vender "La farola" y si no nos bastaba, dedicarnos a la prostitución.

No me quitaron mis documentos pero tampoco tenía dinero, así que sólo me pude pagar una habitación un par de días. Luego la tuve que dejar y recurrir a lugares de acogida para gente sin recursos.

P.- ¿Entonces se viene a Pamplona?.

R.- Sí. Pensé en regresar a Rusia pero me daba vergüenza porque era como reconocer un fracaso, ser una perdedora, y entonces alguien habló de Cáritas de Pamplona, de su ayuda a los extranjeros. Los del Este entonces no éramos tantos como ahora, pero tampoco encontrábamos trabajo fácil porque se nos miraba un poco extraño.

P.- ¿Le resultó difícil empezar su nueva vida?

R.- Mucho. No llegué a ir a Cáritas gracias a un señor, también extranjero, que conocí en Madrid. Tenía una hermana viviendo en Pamplona y fui a su casa. Allí empecé a estudiar español yo sola porque no me podía pagar las clases ni sabía hablar para buscar un empleo.

Cuando pude empecé a trabajar de limpiadora en pensiones y eso me permitió conocer alguna gente y relacionarme. Al tiempo decidí volver a Madrid pensando que tendría más oportunidades y trabajé como empleada de hogar interna tres años, tengo un buen recuerdo de aquellos señores porque me trataron bien.

P.- Pero está de nuevo en Pamplona.

R.- Vi que esta ciudad me gustaba más para vivir, así que volví.

Primero trabajé en la cocina del Colegio Larraona y, por horas, en algunos domicilios particulares mientras estudiaba español en la Universidad Pública de Navarra.

Era mucho trabajo pero salía adelante. Así estuve unos años, hasta que me ofrecieron un puesto en la hostelería, algo que conocía porque en Rusia trabajé en un barco de turistas que hacía cruceros a Estambul. Empecé en la cocina del barco pelando patatas y llegué a encargada de un restaurante para 200 personas. Era el puesto que tenía cuando me vine a España.

P.- En la hostelería sigue pero ahora como empresaria. ¿Cómo da el salto?

R.- Me comentaron que se traspasaba el bar Plaza de Conde Rodezno, en una de las zonas de más nivel de Pamplona, así que con lo que yo podía y alguna ayuda decidí arriesgarme. Fue hace tres años, en un buen momento económico.

Ahora estoy pensando en la posibilidad de otro negocio, pero es sólo una idea. Veremos como va la crisis. Algunos extranjeros han regresado a sus países pero yo no me planteo volver a Rusia. He ido de vacaciones tres o cuatro veces en diez años y ya no me veo allí.

Sería como empezar de cero y España es mi segundo país. En él tengo ahora el amor, mi casa y mi negocio. Sólo me falta mi hija que estudia en Estados Unidos.

P.- ¿Llegó con usted a España?

R.- No. Cuando su padre y yo decidimos salir de Rusia ya estábamos separados. Que te den el visado es muy difícil y cuesta tiempo. Él consiguió el suyo y se fue a Estados Unidos. Cuando meses después yo tuve el mío mi destino era España y así han seguido las cosas. Cristina es lo único que me falta porque los malos tiempos están pasados y es mejor olvidarlos, pero ya tiene 18 años y si se queda allí o se viene aquí, lo decide ella.

P.- ¿Y no añora su tierra?

R.- En diez años las cosas cambian mucho y aunque en Rusia están mi madre y dos hermanos, mi padre y mi hermano mayor han muerto, creo que mis raíces las tengo en Pamplona. Aquí tengo ahora mi vida, que puede parecer ni poco ni mucho pero que es importante para mí.

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine