arte

La ´Obamamanía´ también llega al corazón del barrio islámico de El Cairo

19.11.2008 | 17:06
En pleno barrio islámico de El Cairo, el presidente electo de EEUU, Barack Obama, ha aparecido en forma de obra de arte moderno en un retrato de acero blanco que se codea con los talleres tradicionales de planchado y limpiabotas de la zona. La "Obamamanía" ha llegado hasta uno de los rincones más tradicionales de la capital de la mano del artista egipcio Aalam Waseef, que ha colocado en un taller de reparación de motos "Vespa", a la vista de los vecinos, una abstracción de la cara de Obama.
En pleno barrio islámico de El Cairo, el presidente electo de EEUU, Barack Obama, ha aparecido en forma de obra de arte moderno en un retrato de acero blanco que se codea con los talleres tradicionales de planchado y limpiabotas de la zona. La "Obamamanía" ha llegado hasta uno de los rincones más tradicionales de la capital de la mano del artista egipcio Aalam Waseef, que ha colocado en un taller de reparación de motos "Vespa", a la vista de los vecinos, una abstracción de la cara de Obama.

En pleno barrio islámico de El Cairo, el presidente electo de EEUU, Barack Obama, ha aparecido en forma de obra de arte moderno en un retrato de acero blanco que se codea con los talleres tradicionales de planchado y limpiabotas de la zona.

La "Obamamanía" ha llegado hasta uno de los rincones más tradicionales de la capital de la mano del artista egipcio Aalam Waseef, que ha colocado en un taller de reparación de motos "Vespa", a la vista de los vecinos, una abstracción de la cara de Obama.

Uno de los habitantes del barrio, Sayed, fabricante de sillas, explica a Efe que es la primera vez en su vida que ha visto arte como ese, "moderno, pero muy bonito".

Igual de encantados con la obra se encuentran sus vecinos Yusri, Ali y Ahmad que han acogido como a un residente más del barrio al retrato, que se expone en la calle contigua.

Aún así, el fontanero Ahmad explica que también hay vecinos que se preguntan de qué trata la obra, a lo que él responde con orgullo que "es arte en la calle".

Los vecinos lo tienen más claro con el personaje real: el joven Yusri asegura a Efe que "todo el mundo ama a Obama", a lo que Ali, Sayed y Ahmad corroboran agitando la cabeza.

"Somos gente simple"-dice Sayed-, pero sentimos lo que está pasando en Estados Unidos, el sueño que va a cumplirse".

Todos ellos aspiran a viajar alguna vez a EEUU "por cambiar, para ver mundo", dicen interrumpiéndose unos a otros, y no entienden por qué hay tan pocos estadounidenses que viajen a Egipto.

"A lo mejor es porque no tenemos el mismo estatus social", aventura Ali, un adolescente cuyo principal trabajo, según bromea, "es vigilar el retrato de Obama".

Con el cambio de presidente, opinan que EEUU retirará a sus tropas de Irak y que la situación mejorará para los palestinos.

Para Sayed, "Obama va a desempeñar un gran papel en la región, en Siria, Líbano e Irak".

Tras escuchar a sus vecinos, el artista, Waseef, reflexiona que "todo esto demuestra lo politizada que está la gente en Oriente Medio".

Después de residir en París, Waseef decidió instalarse en su país, en uno de los barrios más populares de El Cairo, y creó a su Obama particular, porque el personaje real "es un punto de inflexión".

Aún así, reconoce que el personaje se llena con lo que la gente ve: "Es el primer presidente afroamericano, supone el fin de la era Bush y es una especie de catalizador del cambio".

Aunque parezca un tema lejano a los problemas diarios de los cairotas, Waseef explica que su trabajo artístico trata sobre la vida cotidiana.

"Esta calle pequeña depende de EEUU. La campaña electoral estadounidense se ha visto mezclada con una crisis financiera que se ha notado en la calle, cada vez que iba a comprar material se notaba el cambio de precios", sigue Waseef.

Además, añade, en Egipto, EEUU tiene "un estatus especial".

"Podríamos decir que aquí EEUU es odiado a su pesar porque siempre nos ha gustado EEUU y hemos querido viajar allí, pero con (George W.) Bush su reputación ha caído", dice.

Además, explica que gracias al inglés la cultura estadounidense está bastante establecida en Egipto, con una elite americanizada que vive en barrios aislados del resto de la ciudad, y donde "incluso los carteles de las carreteras están en inglés".

Sin embargo, Waseef aclara que su intención no es criticar y que si todo eso ocurre es por "la inacción de la gente" de Egipto, donde "hay un estado policial y miedo a cambiar".

Así que su aportación ha sido su Obama, de un blanco inmaculado, "color de la paz", en un barrio pobre, "aunque no de chabolas", donde los vecinos lo recibieron con una mezcla de curiosidad y confusión.

"Al principio me hacían muchas preguntas hasta que un día dejaron de hacerlas cuando dejaron de esperar ver algo y lo pillaron", dice sobre su obra, que no lleva ningún cartel aclaratorio.

Tal curiosidad ha despertado que incluso uno de sus vecinos, Ahmad, el fontanero, de 50 años, haya encontrado una vocación tardía en la pintura y algunas de sus obras decoran el estudio de Waseef.

Mientras, el retrato de Obama seguirá observando impávido hasta el próximo mes el ajetreo diario en una integración en el barrio que se ha convertido en apropiación, porque el hombre del taller de 'Vespas' piensa que es suyo.

"¿Qué más puede querer un artista?", ríe Waseef.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine