ópera

La soprano española Silvia Schwartz debutará en París con Sting y Costello

18.11.2008 | 16:51
La soprano española Silvia Schwartz (d); el líder de The Police, Sting (2i) y el cantante Elvis Costello (2d); durante un momento del pase gráfico que han realizado para presentar la obra "Welcome to the Voice", de Steve Nieve; una ópera rock experimental que estrenará el Teatro del Ch telet, en París, este jueves.
La soprano española Silvia Schwartz (d); el líder de The Police, Sting (2i) y el cantante Elvis Costello (2d); durante un momento del pase gráfico que han realizado para presentar la obra "Welcome to the Voice", de Steve Nieve; una ópera rock experimental que estrenará el Teatro del Ch telet, en París, este jueves.

La soprano española Silvia Schwartz debutará en París junto a los cantantes de rock Sting y Elvis Costello en "Welcome to the Voice", de Steve Nieve, una ópera rock experimental que estrenará el Teatro del Châtelet este jueves.

Para la artista española, formada en Londres, Madrid y Berlín, protagonista femenina de la pieza, no es éste su primer papel estelar, pues a sus 26 años hace ya tres que trabaja en la Opera de Berlín, junto a Daniel Barenboim y otros grandes maestros.

Sí es, en cambio, un papel por completo inusual en la rigurosa trayectoria seguida "desde que a los cuatro o cinco años quería ser cantante de ópera", según comentó a Efe.

La primera sorprendida fue ella misma, pues le propusieron compartir "voz" y pasión dramática con el líder del grupo "The Police" y con Costello tras una audición para las "Vespro della Beata Vergine", de Claudio Monteverdi, que interpretará en enero en el Châtelet.

"Fue, recordó, una audición extraña" en la que le hicieron cantar bastante más de lo habitual, para al final proponerle un espectáculo que le ha abierto las puertas a un universo "totalmente ajeno".

El equipo de esta ópera, en la que cada cual conserva su registro musical, lírico o rockero, incluye al cantante del grupo británico Fiction Plane, Joe Sumner, a las sopranos Anna Gabler y Sonya Yoncheva, y a la mezzosoprano Marie-Ange Todorovicth, con dirección escénica de Muriel Teodori, y musical de Wolfgang Doerner.

"Es como si me hubiesen encendido una luz", resumió Sylvia Schwartz.

Sting y Costello, explicó, "cantan sus canciones" y se acercan al escenario "de otra manera", "juegan mucho con la entonación y sobre todo con los ritmos", y se toman "mucha más libertad" también para dirigirse al público.

A su lado, durante cinco noches, la soprano será la cantante "Lilly", cuya voz descubre la ópera a un obrero metalúrgico (Sting), quien además se enamora de ella con locura, pese a los esfuerzos del comisario de policía (Costello) por alejarle de la bella cantante.

Acostumbrada, como todo el mundo, a ver a esas celebridades del rock "como si no fueran reales" y solo "viviesen en las revistas", la protagonista de "Welcome to the Voice" dice "pellizcarse" a veces para poder creer lo que le está ocurriendo.

Curiosa confesión de una artista que a todas luces parece llamada a ser una de las grandes figuras de la lírica española del siglo XXI.

Le protege de tanta responsabilidad la pura "fragilidad" de una voz y el haber decidido que "el éxito no es parte de su vida".

La voz "es como un regalo que me ha caído del cielo" y que podría perder "mañana mismo"; una suerte, "un regalo de Dios" para "compartir con cuantas más personas pueda" hasta el día en que deje de tenerla y deba "aprender a hacer otra cosa", para lo que "siempre hay muchas opciones", afirma sin temor alguno.

La intensa concentración de talentos y experiencia no impide, sin embargo, que "estén todos en vilo" con miras al estreno, pues "no se sabe cómo lo va a recibir el público", adelantó esta artista que reivindica su españolidad al cien por cien, aunque vivió sus primeros 14 años en Londres.

"Mis padres siempre trabajaron mucho para darnos las dos culturas, no solo los dos idiomas", lo que incluía cursos de sevillanas, de flamenco, vacaciones en España, por supuesto; tortilla de patatas y "hasta bocadillos de calamares", rememoró la hija del catedrático y académico español Pedro Schwartz.

Tampoco olvida las canciones "zarzuelas, rancheras, jotas... de todo" compartidas a dos voces con su madre desde niña, ni el ambiente musical que reinó siempre en su casa y en su educación.

En cuanto a sus años pasados en España, que fueron "los de la carrera y los del final del colegio", los considera "muy importantes", entre otras razones porque el estilo particular y "bastante difícil" de la zarzuela y la canción española "sólo se aprende aquí", resaltó.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine