ULTIMA HORA
Mugabe cede a las presiones del Ejécito y dimite
Venganza con sangre

Las esposas celosas de los hombres poderosos de Camboya son peligrosas

14.11.2008 | 13:02

Los escándalos amorosos de los hombres poderosos de Camboya con hermosas actrices o modelos suelen tener un desenlace tremendo en ese país asiático, donde las esposas celosas se vengan con sangre de los líos de faldas de sus maridos.

El último caso que persiguen hasta el último detalle los medios de comunicación camboyanos es el de la bella actriz Suon Pheakdei, de 27 años, más conocida por su nombre artístico DJ Ano, quien presentaba un popular programa de televisión de la cadena TV3 hasta que salió a la luz que la cortejaba con éxito un alto cargo de la administración.

Un buen día de octubre dejó de aparecer en el programa sin que se diese explicación alguna, y se dice en los mentideros de Phnom Penh que ha sido víctima de la venganza de la esposa del todopoderoso y temible director de la Policía Nacional, Hok Lundy, quien curiosamente falleció el domingo pasado en un accidente de helicóptero.

Según los medios de comunicación camboyanos, cuatro sicarios la secuestraron, le raparon la cabeza y le asestaron ochenta cortes en la cara, pechos y genitales con una hoja de afeitar.

Ninguno de estos detalles ha sido confirmado o desmentido por la Policía, que tardó tres semanas en abrir una investigación sobre la presunta desaparición.

El Hospital Franco-Vietnamita en Ho Chi Minh (antigua Saigón) indicó el miércoles pasado que DJ Ano estuvo internada en el centro durante una semana y que se marchó tras recibir el alta médica.

Aunque la fuente del ambulatorio no detalló la naturaleza y gravedad de las heridas que trataron, la prensa vietnamita escribía ayer que "la joven no podrá continuar su carrera en TV".

El jefe de la Policía de Phnom Penh, Touch Narauth, aseguró que la familia de Suon no ha denunciado la presunta desaparición hasta la fecha, y sobre los detalles de la supuesta agresión se limitó a responder: "Solo sé lo que ha salido en los periódicos".

El director general de TV3, Kham Poun Keomony, tampoco aclaró más cosas y se redujo a firmar que desconocía el paradero de la chica y el motivo de su ausencia.

"Quizás se fue de vacaciones", aventuró Kham a los periodistas sin mucha convicción.

Al menos cuatro actrices y cantantes más han sufrido en sus carnes las venganzas de esposas de hombres influyentes engañadas durante los últimos años.

El episodio más sonado lo interpretó Piseth Pilika, una popular actriz de cine asesinada a tiros en 1999 a manos, según la prensa camboyana, de los guardaespaldas de Bun Rany, nada más y nada menos que la esposa del primer ministro del país, Hun Sen.

Pilika y el hombre fuerte del país, conocido también por sus inclinaciones de Don Juan y veleidades de poeta romántico, vivieron un intenso idilio, según recogió el diario íntimo de la fallecida, hasta que la Primera Dama llamó al orden a su marido.

Algo más de suerte tuvo la cantante Touch Sunnich, que en 2003 sobrevivió a un intento de asesinato, aunque huyó del país con heridas de bala en la cara y se pasó meses en hospitales de Bangkok y de Estados Unidos.

Una cantante de karaoke, Tat Marina, fue la siguiente víctima al poco tiempo de conocerse públicamente su idilio con un hombre poderoso y quedó desfigurada por un ataque de ácido sulfúrico.

Pov Panhapich, también cantante, fue tiroteada en 2007 y vive exiliada desde entonces en un país vecino.

La otra característica de todos estos casos, aparte de los celos, es la impunidad de que gozan los agresores porque, hasta la fecha, nadie ha rendido cuentas ante la justicia.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine