literatura

Alejandro Gándara atrapa la esencia de una jornada en ´El día de hoy´

04.11.2008 | 16:53

El escritor santanderino Alejandro Gándara, una de las voces más sólidas y arriesgada de la literatura española, acaba de publicar "El día de hoy", una novela que se desarrolla en una jornada, y en la que el autor ha intentado "dotar de interés narrativo cada minuto del día".

Una novela, publicada por Alfaguara, editorial que también ha vuelto a reeditar la primera novela de Alejandro Gándara (Santander, 1957) "La media distancia". Libro con el que se dio a conocer en 1984. En ese momento Gándara contó con el aval o apadrinamiento de Juan Benet, miembro del jurado que falló el premio Prensa Canaria que le concedieron.

"El día de hoy", que está narrada en presente y en primera persona, se estructura según las horas de un día."He querido captar la música del día, dotar cada minuto de esa jornada de contenido narrativo y que cada hora de la novela ocupe el mismo espacio", explica a Efe, este autor, que también recibió el premio Nadal en 1992, por Ciegas esperanzas", y el Anagrama de Ensayo en 1998, por "Las primeras palabras de la creación".

La novela comienza a las 7.20 de la mañana, cuando el protagonista, Ángel Santiesteban, abre los ojos.

La historia narra la vida de este hombre, jardinero de profesión, que lleva un año en paro y que se ha propuesto ese mismo día decirle a su hijo adolescente, que padece TDAH (trastorno por Déficit de Atención con hiperactividad) que se debe ir a vivir con su madre, quien les abandonó cuando el chaval era bebé, porque él no tiene dinero.

Este propósito, con el que se ha levantado el protagonista, irá bailando a medida que vayan transcurriendo las emociones o sucesos de esa jornada, que se desarrolla en el céntrico barrio madrileño de la Latina y el de los Austrias. Un elemento muy protagonista de la novela.

"Es un canto a un barrio y a una ciudad en la que vivo y he vivido, que me gusta, y que me ha permitido hacer de todo, explica Gándara, quien parece que a contracorriente elogia los beneficios de vivir en una gran ciudad como ésta.

"Madrid es muy apetecible -aclara-, y yo a esos que dicen que es agresiva, les digo que lo más agresivo que he visto en esta vida es el mundo rural, a la hora de agresividad y malos rollos. La ciudad siempre ha sido para mi la libertad en muchos sentidos. Los pueblos significan la presión social, la determinación de la familia o los vecinos y eso es asfixiante".

Y añade "ya Marx y Engels hablaban de la imbecilidad de la vida rural. Yo tengo como una pesadilla constante que me devuelvan a mi pueblo otra vez como maestro, y lo odio", comenta con humor.

Pero Gándara, que en los 80 creó la primera escuela narrativa de España (Escuela de Letras) y que en la actualidad dirige la Escuela Contemporánea de Humanidades, realiza un paseo por el Madrid más verde, por el jardín del Príncipe de Ánglona, porque el autor concibe la ciudad como un jardín, un jardín por el que pasea este protagonista que se propone llevar a cabo un plan que luego no se sabe en que terminará.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine