Museo del Prado

Un recorrido por la escultura clásica

03.11.2008 | 16:26

Desde la estatua de Zeus Eleutherios, de Fidias del año 430-420 a.C., hasta el busto del emperador Majencio, del año 308-312 d.C, la exposición "Entre dioses y hombres" propone en el Museo del Prado un recorrido por una de las mejores colecciones históricas de escultura clásica, la del Albertinum de Dresde.

El cierre temporal de este museo, que inicio en el año 2006 unas obras de reforma que finalizarán en 2010, ha permitido que cuarenta y seis obras de la Colección de escultura de las Colecciones Estatales de Arte de Dresde viaje por primera vez a España para exhibirse en diálogo con veinte esculturas de la Colección del Museo del Prado.

Junto al mencionado "Zeus de Dresde", piezas tan importantes como las réplicas romanas de la "Atenea Lemnia", también de Fidias, el "Efebo de Dresde", de la escuela de Policleto, la "Ménade de Dresde", el "Sátiro escanciando vino" de Praxíteles, o las dos "Diosas de Herculano" se muestran en una exposición que esta tarde inaugurará el Rey y que durante la mañana recibió la visita del presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso, quien contempló también la muestra dedicada a Rembrandt.

"Entre dioses y hombres", acontecimiento "extraordinario" y exposición "fabulosa" en opinión del director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, nació de un proyecto científico inicial que, gracias al patrocinio de la Fundación de Amigos del Museo del Prado y la colaboración de SEACEX, se ha convertido en una gran muestra que después de seis meses en Madrid se presentará en el Palacio Japonés de la ciudad alemana.

Fruto del coleccionismo barroco y neoclásico, las veinte salas que albergan las obras de Dresde y del Prado suponen un recorrido por los fundamentos del arte occidental "y por los orígenes de nuestra cultura", según Zugaza para quien buena parte de la colección de pintura del Prado no se entendería sin la colección de escultura del museo.

Cuando finalice esta exposición, estas salas y otra más acogerán la colección de pintura del Siglo XIX del Museo de Prado, adelantó Zugaza.

Moritz Woelk, comisario junto con Stephan Schröder, conservador del Prado, recordó que en Madrid se pueden contemplar obras emblemáticas que jamás han viajado. "El dialogo establecido entre las esculturas de la colección de Dresde y las del Museo del Prado abre nuevas perspectivas de cara a futuras exposiciones".

El lugar idóneo para exponer las esculturas "es aquel en el que se muestran las pinturas de aquellos que se inspiraron en ellas", en opinión de Stephan Schröder, jefe de Departamento de Escultura Clásica y del Renacimiento del Prado, para quien "Entre dioses y hombres" transmite la belleza que griegos y romanos sintieron.

El recorrido se ha dividido en tres secciones que representan una época distinta del arte grecorromano, además de un tema especifico, claramente diferenciadas por el color de las paredes.

"Belleza y dicha de los dioses clásicos" muestra algunas de las más afamadas creaciones del arte clásico griego, con obras del siglo V a.C de Fidias, Mirón y Policleto; del siglo IV otras de Praxíteles y tres originales griegos de la misma época. Estas esculturas testimonian el culto griego a la belleza y la capacidad de invención formal de los artistas.

En "Sentimiento, sensualidad y alegría festiva en el arte helenístico-romano", se reúnen piezas con una "nueva vivacidad en el movimiento, una expresividad inmediata y fresca y un resplandor sensual, todo ello dirigido a los sentimientos y a los afectos del observador", según el comisario. Tema predilecto de este periodo, con esculturas originales muchas de las cuales conservan la policromía antigua, son las fiestas con bailes y sacrificios en honor de Dionisio.

La muestra finaliza con "Imágenes del poder. Retratos romanos al final del Imperio", con obras que datan de los siglos II a IV y que no se limitan a la representación de hombres sino que agrupan retratos de mujeres, con ostentosos peinados, y de niños. El gran "Missorium" de plata, conocido como "el disco de Teodosio", cedido por la Real Academia de la Historia, pone fin al recorrido.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine