Nueva Delhi intenta limpiar sus calles de vacas

De animal sagrado a enemigo público

26.06.2008 | 18:23

La reciente muerte de un anciano tras el ataque de una vaca callejera en la capital india ha despertado la preocupación de las autoridades, que han decidido deshacerse de los miles de animales que deambulan por las calles de Nueva Delhi.

En un país donde se cree en múltiples deidades, los animales, que en muchos casos simbolizan a los propios dioses, son elevados a una categoría sagrada y por esta razón es frecuente encontrar fauna de todo tipo vagabundeando por las calles.

Perros, cabras, burros, cerdos, pero sobre todo vacas y búfalos, comparten escenario con los coches, motos, autobuses y seres humanos que abarrotan muchas avenidas de la capital india.

Los lecheros y los dueños de los establos sacan partido de la situación, al dejar suelto a su ganado para que busque el alimento en los parques públicos, en los jardines de las medianas e incluso en los vertederos de basura.

El movimiento incontrolado de estos animales no sólo crea riesgos para la salud, ya que consumen productos tóxicos de las basura, sino que también causa atascos y más de un accidente.

"Ha habido varios casos de accidentes fatales por las vacas que se encuentran en las calles", dijo a Efe el portavoz de la Corporación Municipal de Delhi, Deep Mathur.

Mathur recordó que este mes una vaca que había perdido a su ternero atacó a un anciano y lo mató en el norte de la capital.

El suceso desató la alarma y ahora las autoridades han decidido resolver el problema mediante el alejamiento de la capital de los establos, dispersos por distintos puntos de Nueva Delhi, y de las personas que los regentan.

"Esta misma semana hemos trasladado a unos 2.400 ganaderos a la localidad de Ghogha (noreste de Delhi)", anunció Mathur.

Sin embargo, la tarea no es sencilla. Según Mathur, solo en Nueva Delhi puede haber entre 50.000 y 70.000 animales sueltos y sus propietarios presentan "mucha resistencia" a la reubicación.

Las intenciones de las autoridades chocan con los intereses de los ganaderos hasta tal punto de que se han registrado incidentes violentos.

Algunos pastores y propietarios de establos han llegado a agredir a los funcionarios del Ayuntamiento cuando intentaban llevarse a los animales.

Pero la iniciativa de limpiar las calles de estos incómodos inquilinos para algunos y objetos de veneración para otros no es nueva.

En 2005, las autoridades municipales de la capital intentaron retirar el ganado vacuno de las calles pagando una recompensa de 2.000 rupias (unos 45 dólares o 30 euros) a quienes capturaran y entregaran vacas.

La medida tuvo un éxito desigual porque desató la picaresca de algunos lugareños atraídos por el dinero.

Muchos entregaban animales viejos, que valían menos que la recompensa ofrecida, y otros se presentaban con animales de amigos o vecinos, quienes más tarde acudían a reclamar el ejemplar.

Otra dificultad es que en Nueva Delhi no existe un censo exacto sobre animales callejeros y su identificación es complicada.

"No hay ninguna encuesta sobre animales en Delhi. A veces sacamos a algunos de la ciudad y luego regresan", destacó en declaraciones a Efe otro portavoz de la corporación municipal, Yoginder Singh Mann.

Los responsables continúan estudiando fórmulas para resolver la cuestión: "estamos intentando emplear el sistema de instalación de microchips en las vacas", añadió Mann.

Y mientras las autoridades buscan una solución para ellos, los animales callejeros continúan su deambular cotidiano ajenos a la polémica.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine