Alemania

Otorgan el premio Gutemberg para el director de la Biblioteca Anna Amalia

21.06.2008 | 15:25

El director de la Biblioteca de la Duquesa Anna Amalia en Weimar, Michael Knoche, ha sido galardonado con el Premio Gutemberg 2008 por conducir la entidad que dirige al prestigio internacional y dirigir con éxito las obras de restauración tras el devastador incendio sufrido en 2004.

Knoche, que dirige desde 1991 la histórica biblioteca que frecuentaron los dos clásicos de la literatura alemana Johann Von Goethe y Friedrich Schiller, recibirá el premio dotado con 10.000 euros (unos 15.600 dólares) de la Sociedad Internacional Gutemberg y la ciudad de Maguncia, lugar en el que vio la luz la primera imprenta.

La barroca Biblioteca Anna-Amalia de Weimar fue reinaugurada el pasado otoño, poco más de tres años después de que un incendio destruyese parte del edificio y un número importante de volúmenes de su fondo editorial.

El 2 de septiembre del 2004 las llamas destruyeron 50.000 libros, 37 pinturas y el 98 por ciento de la colección de partituras de la Biblioteca, mientras otros muchos volúmenes resultaron seriamente dañados por la acción de los bomberos cuando trataban de apagar el fuego.

No obstante, una acción espectacular y desesperada permitió salvar decenas de miles de libros de las llamas. El director de la Biblioteca, Michael Knoche, sacó personalmente una Biblia luterana de 1534, con ilustraciones en color de Lukas Cranach.

Otros colaboradores de la Fundación Clásicos de Weimar llegaron espontáneamente a la Biblioteca y, mientras los bomberos luchaban contra el incendio, procuraron hacer su aporte, formando cadenas humanas para rescatar del fuego libros y tesoros artísticos.

Los libros fueron pasando de mano en mano para ser depositados en la calle, fuera de la Biblioteca y a salvo de las llamas.

En un momento, se temió que el edificio mismo, considerado como la cuna del clasicismo alemán, terminará irremediablemente destruido, aunque la acción de los bomberos impidió ese extremo.

La catástrofe desató una ola de solidaridad nacional e internacional y 22.000 personas hicieron donaciones para ayudar a que la Biblioteca de Weimar recuperase sus fondos, restaurando lo que se podía restaurar y haciendo nuevas adquisiciones.

La noche del incendio, 80.000 volúmenes estaban directamente bajo el tejado que fue presa de las llamas y 28.000 se rescataron dañados por el fuego.

Pese a las pérdidas producidas por el agua y las llamas la Biblioteca sigue albergando tesoros.

Además de la Biblia luterana de 1534 hay también, por ejemplo, un evangelario del 930 que se considera una de las piezas más valiosas de la Biblioteca.

La colección de mapas -cuya pieza más antigua data del siglo XV- es otro de los tesoros que alberga la Anna Amalia Bibliothek, así como los fondos de las bibliotecas personales de grandes personalidades de Weimar como los poetas Achim y Bettina von Arnim, el filósofo Friedrich Nietzsche o el músico Franz Liszt.

La Biblioteca privada de Goethe también es administrada por la Anna Amalia Bibliothek pero está fuera del edificio, en una de las casas del autor de Fausto.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine