Mirada Positiva

El periodista Jesús Ruiz Mantilla reivindica la felicidad a través del placer en su último libro ´Placer contra placer´

15.06.2008 | 13:18

"Soy objetivamente feliz porque he aprendido a disfrutar de los placeres de la vida", sentenció el periodista Jesús Ruiz Mantilla que ha descifrado los placeres y contra placeres de la vida en su libro 'Placer contra Placer' (Aguilar). El escritor apuntó en una entrevista con Europa Press que el libro es "un homenaje a esta filosofía vital".

Mantilla describe siete placeres, "como siete son los pecados capitales". Ahí está el placer de comer, "que iniciamos en el pecho de nuestras madres, que repetimos a diario y que conforma nuestra identidad y a través del cual desarrollamos pensamiento y sensibilidad". O el de viajar, "que parte del ansia humana de movimiento y búsqueda", en el que Mantilla confiesa que se decanta por el coche, "al estilo 'road movie', sin mucha previsión de horario ni de destino".

La cultura, "ese placer por todos asequible que nos ayuda a conocernos a través de la creación y la sensibilidad"; o la familia, donde Mantilla suscribió que encuentra "la exaltación de un placer sublime que resume en la felicidad de lo cotidiano". Los amigos, el deporte y la casa completan la lista de placeres que el escritor describe y comenta en su libro.

"Pero el placer lleva siempre un contra placer ligado", matizó. "Pasa como todo en la vida --añadió--, siempre hay que pagar un precio, renunciar y hacer un esfuerzo por algo que nos apetece conseguir y que consideramos más importante". Saberlo y aceptarlo es, para el periodista, "parte de la clave de disfrutar más de ese placer".

LAS DOS CARAS DEL PLACER.

Mantilla sostuvo que el placer es "un tema subversivo que ya estaba en los grandes pensadores clásicos como una categoría vital tan fundamental como la vida, el amor y la muerte". Si hubiese que describir en qué consiste, Mantilla haría mención a él como "un sentimiento que está dentro de cada uno".

Mantilla mantuvo que hay que aprender a disfrutar de los placeres que nos ofrece la vida para poder afirmar, "como me enseñó mi padre, con una de sus frases recurrentes: '\u00A1Qué bien se vive cuando se vive bien!'". "Para ello --continuó--, es necesario mantener una actitud de percepción inteligente que permita darnos cuenta de que el momento que se está viviendo y disfrutando es único. Muchas veces el placer pasa por delante de nuestras narices y no lo aprovechamos pero tenemos la obligación de pararnos, reflexionar y regodearnos en él",explicó.

El autor realiza una reflexión final en torno al placer, "a modo de postre". Para Mantilla los dos grandes movimientos que han tratado de eliminar los placeres en este mundo y de impedir que la gente sea feliz son, por un lado el nihilismo, "una ideología descreída que otorga prestigio al sufrimiento y que niega al hombre la capacidad de se feliz"; y por otro, la Iglesia, "que impone una moral que castra toda posibilidad de disfrute".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine