Religión

Un ´Oasis de paz´ entre judíos y árabes

13.06.2008 | 19:39

Ni infierno ni paraíso, una pequeña comunidad a medio camino entre Jerusalén y Tel Aviv busca demostrar que la convivencia pacífica entre árabes y judíos no es sólo necesaria, sino también posible.

El poblado de Neve Shalom-Wahat As-Salam -"Oasis de paz" en hebreo y árabe, como lo nombran todos sus habitantes- ha visto pasar dos guerras con el Líbano y otras tantas intifadas palestinas para quitar la razón a los escépticos que le auguraban una corta vida.

Fundado en 1977 por Bruno Hussar, un judío egipcio convertido en padre dominico, cuenta en la actualidad con unas cincuenta familias de ciudadanía israelí, la mitad de las cuales son judías y la otra árabes, tanto cristianas como musulmanas.

Esta estricta proporcionalidad contrasta con la realidad del Estado de Israel, donde la minoría árabe supone sólo un quinto de la población y se encuentra discriminada de facto respecto a la mayoría judía.

"Aquí todos crecimos como iguales", subraya a un reducido grupo de periodistas que visitan el poblado Noam Shuster, una judía israelí de 21 años que llegó a Neve Shalom-Wahat As-Salam cuando apenas sabía escribir.

La comunidad es, recuerda, "el único lugar de Israel donde judíos y árabes viven juntos por elección", lo que no significa en absoluto que lo hagan sin problemas ni discrepancias.

De hecho, quizás lo más admirable del poblado sea cómo sus habitantes conservan la fe en el proyecto, pese a la cruda realidad de la región, y hablan abiertamente de sus tensiones, en vez de pintar un cuadro idílico que les reportaría más ayudas exteriores y quitaría argumentos a sus enemigos.

"Aquí no hemos firmado un acuerdo de paz. Ni siquiera todos nos llevamos bien. Discrepamos, discutimos, a veces nos odiamos, pero vivimos juntos", subraya Shuster.

"Lo más difícil es mantener la esperanza", reconoce Rita Boulos, árabe cristiana, mientras que Rayek Rizek cree que "el 99 por ciento de las dificultades" del poblado, al que llegó en 1984 desde su Nazaret natal, son "las mismas que tiene cualquier kibutz, propias de la vida comunal".

"Somos parte de la sociedad israelí. No somos una isla", admite el director de la escuela, Anwar Dawud.

Por ello, como en el resto del país, los niños judíos se desinteresan por aprender la lengua de sus compañeros, mientras que los pequeños árabes asimilan enseguida el omnipresente y dominante hebreo, pese a que en Israel las dos lenguas son oficiales.

Así como los atentados terroristas palestinos o las grandes operaciones militares israelíes enrarecen el ambiente entre los vecinos, pese a que en su inmensa mayoría sean seculares y pacifistas de izquierda.

Son los pequeños retos cotidianos de esta odisea, que comenzó gracias al empuje de Bruno Hussar, convencido de la necesidad de crear un lugar de entendimiento entre los "Hijos de Abraham" (judíos, cristianos y musulmanes), y de la ayuda del cercano Monasterio de Latrún, que cedió las tierras.

Neve Shalom-Wahat As-Salam vive ahora principalmente de las contribuciones de Estados, ONG e individuales, mayoritariamente norteamericanos y europeos, explica Boulos, encargada de relaciones públicas.

Estos fondos no van a sus habitantes si no a los cuatro proyectos estrella del poblado: una Escuela para la Paz por la que ya han pasado más de 50.000 personas, un centro dedicado al diálogo interreligioso, una guardería-colegio bilingüe y un comité fundado en la Segunda Intifada para dar ayuda médica a los cisjordanos heridos en operaciones militares israelíes.

La construcción de las casas, en cambio, la paga cada familia, aunque legalmente siguen perteneciendo a la comunidad.

El poblado cambiará por completo dentro de poco: a lo largo de diez años acogerá a noventa nuevas familias, casi el doble de las que allí viven ahora.

"No somos un modelo para resolver el conflicto entre palestinos e israelíes, pero sí para el que existe entre judíos y árabes dentro de Israel", matiza Dawud.

O como resume Noam Shuster, cansada de que se considere especial lo que para ella es su "única realidad": "Tan sólo espero que en unos años Neve Shalom-Wahat As-Salam sea la regla, en vez de una excepción, y no tengas que venir a entrevistarme".

Sociedad y Cultura

Johnny Depp, Charlie Sheen y Kevin Dillon
Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Depp, Sheen y Dillon celebran el 30 aniversario de ´Platoon´

Los protagonistas de la cinta de Oliver Stone se reúnen en una fiesta que comparten en Instagram

Casi 250 personas han muerto ahogadas este año

El 81% de las víctimas han sido hombres - En lo que llevamos de julio ya han fallecido 36 personas

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

Descubre las cinco mejores heroínas del cine de acción

'Wonder Woman' es la primera en superar la barrera de los 100 millones en su estreno en EEUU

 
Enlaces recomendados: Premios Cine