Derechos Humanos

Universitarios denuncian la represión policial en Marraquech y piden libertad

10.06.2008 | 18:59

Estudiantes de la Universidad de Marraquech y el comité de apoyo a los condenados a prisión de ese campus denunciaron la represión policial y aseguraron que, si sus demandas de libertad de expresión no se satisfacen, habrá un próximo curso "caliente".

El Tribunal de Primera Instancia de Marraquech condenó ayer a un año de prisión firme y multas de 1.500 dirhams (unos 120 euros) a siete estudiantes, miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Marruecos, implicados en sucesos violentos ocurridos en mayo en la Universidad Cadi Ayyad de esta ciudad del centro del país.

A los siete se les condenó por cargos relacionados con la alteración del orden público y ataques a funcionarios en manifestaciones que las autoridades vincularon además con una "lucha entre clanes" del movimiento estudiantil.

Pero estudiantes y activistas de derechos humanos consultados por Efe relacionaron sus protestas con aspiraciones de una mayor libertad de expresión en el campus y aseguraron que con las manifestaciones de mediados de mayo reclamaban también explicaciones en relación con una intoxicación que afectó a varias decenas de ellos a finales de abril en el restaurante de la Universidad.

"Los estudiantes intentaron tener interlocutores pero como no fue posible (...) organizaron una marcha pacífica el 14 de mayo desde la Facultad de Letras hasta la dirección. Y esta marcha fue reprimida por las fuerzas del orden", relató Omar Arbib, miembro de la sección local de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

Responsables de la dirección de la Universidad dijeron a Efe que sólo una persona resultó intoxicada y además pusieron en duda que ese único caso tuviera relación alguna con el restaurante del centro.

Pero Arbib reconoció que "las reivindicaciones de los estudiantes tienen que ver también con las libertades políticas y las libertades sindicales.

"Consideramos que los detenidos lo son por sus opiniones, no por haber cometido delitos civiles porque lo que reclaman es su derecho a participar en la gestión de sus facultades, su derecho a organizarse en un sindicato nacional, su derecho a protestar y a reclamar", declaró Abdelilah Tatouche, miembro de un comité de solidaridad con los detenidos y activista de la AMDH.

Mohamed Mrani Zentar, decano de la Facultad de Derecho, insistió en una entrevista con Efe que las manifestaciones plantean únicamente problemas de orden público y culpó a "elementos de la extrema izquierda" de una situación de "enorme violencia" en la Universidad, un centro que cuenta con unos 34.000 estudiantes.

"Sus reivindicaciones nunca han sido de orden pedagógico, siempre han sido de naturaleza política, y (satisfacerlas) no está al alcance de esta dirección", explicó Mrani, quien alegó que la mayoría de los "agitadores" son ajenos al centro universitario.

"Estas manifestaciones son un reflejo de las duras condiciones que tienen que soportar los estudiantes en el campus", explicó Aziz, un estudiante miembro de la corriente "caidien" (grupos marxistas radicales).

Aziz indicó que "el régimen lo que quiere es organizar ataques salvajes contra los estudiantes porque sabe que si el movimiento estudiantil en Marruecos avanza influirá en las masas en todo el país" y advirtió de que la situación de enfrentamiento volverá a repetirse con el inicio de los cursos en septiembre.

Omar Arbib coincidió en esa previsión y aseguró que el movimiento estudiantil de protesta alcanzará a otros centros, como los de Kenitra, Oujda, Tánger, Mequínez, Errachidia, Fez y Casablanca.

"Creo que se puede esperar un curso "caliente", con manifestaciones de estudiantes y con enfrentamientos con las fuerzas del orden. Pero el problema no se va a quedar ahí. El Gobierno, los sindicatos y los partidos políticos van a tener que asumir sus responsabilidades", agregó.

Aunque las autoridades relacionaron los sucesos en la Universidad de Marraquech con presuntas pugnas entre grupos de estudiantes saharauis -aproximadamente el diez por ciento del total de los inscritos- algunos de éstos contactados por Efe rechazaron que los enfrentamientos de los últimos dos meses tuvieran relación alguna con sus reivindicaciones políticas.

"Los estudiantes saharauis aquí tienen dos objetivos: continuar con su formación a nivel universitario y manifestarse pacíficamente para poner de relieve la situación de las comunidades saharauis" en el Sáhara Occidental, pero "no tienen nada que ver con esos sucesos", aseguró Lhbib Akla, estudiante saharaui de 23 años de Ciencias Humanas.

Sin embargo, denunció la presión social a la que se ven sometidos los matriculados en el centro que proceden del Sáhara Occidental, a quienes frecuentemente se les califica de "terroristas".

Akla dijo que espera que el conflicto se reabra en septiembre porque "los estudiantes tienen sus demandas y no van a parar hasta que sean aceptadas".

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine