Toros

Antonio Ferrera y César Jiménez salen a hombros en Plasencia

09.06.2008 | 11:43

Los diestros Antonio Ferrera y César Jiménez salieron a hombros de la plaza de toros cacereña de Plasencia, tras cortar hoy tres y dos orejas, respectivamente, mientras que Julián López "El Juli" sólo cortó un apéndice.

Se lidiaron toros de la ganadería de El Torreón, bien presentados, manejables que, en general, ofrecieron buen juego.

Bravos y con casta primero y cuarto. Aplaudidos en el arrastre primero y tercero.

Antonio Ferrera, dos orejas, y una oreja con petición de la segunda.

Julián López "El Juli", palmas con saludo desde el tercio, y una oreja que no paseó.

César Jiménez, dos orejas, y palmas.

La plaza tuvo algo menos de tres cuartos de entrada.

El diestro Antonio Ferrera arriesgó mucho al colocar por los adentros el tercer par de banderillas de su primer toro, un animal bravo que embestía con dulzura y al que realizó una faena sin muchas pretensiones. Una estocada tendida fulminó al que abrió plaza. Dos orejas.

Al cuarto le recibió de una larga cambiada. Tras dejar el tercer par de banderillas al quiebro, el torero recibió un fuerte varetazo en el pecho que le tuvo tendido en el callejón por unos instantes.

Tras recomponerse, sólo hubo espacio para una enrabietada tanda de pases atropellados y con escaso lucimiento. A la hora de matar se volcó tanto que salió despedido tras el encuentro. Cortó una oreja, dio dos vueltas al ruedo, y el presidente recibió una tremenda bronca por no concederle la segunda.

"El Juli" realizó el mejor toreo de la tarde, sobrio, serio, con clase, pero se topó con dos enemigos bastante sosos que no transmitieron a los tendidos el buen hacer con los trastos del madrileño. Excelente con el capote en el quinto, con dos verónicas larguísimas y un quite de escándalo.

Una estocada casi entera acabó con el primero de su lote, y un pinchazo y una estocada desprendida mandaron al segundo al matadero.

Aquí vino la segunda bronca de la tarde para la presidencia, ya que sacó el pañuelo blanco cuando el toro ya estaba siendo arrastrado.

"El Juli" recibió la oreja pero no la paseó.

César Jiménez dejó una fantástica media verónica y un no menos bueno quite por chicuelinas en el tercero de la tarde. Puso al público en pie al iniciar la faena de muleta arrodillado. Lástima que el toro se rajara con prontitud. Una estocada le valió dos orejas.

El que cerró plaza "pasó de todo" desde que salió por la puerta de chiqueros y Jiménez abrevió. Mató de pinchazo y estocada caída.

Sociedad y Cultura

La política y ´la haka´ de los All Black, protagonistas de los Premios Princesa de Asturias

La gala ha estado marcada por la crisis catalana y la presencia de un presidente por segunda vez

 
Enlaces recomendados: Premios Cine